Zonceras y Sandeces

Edición Impresa

«Los argentinos son campeones mundiales para sacar los dólares; no hay ningún país -salvo Estados Unidos- que tenga tan dolarizada la moneda. El argentino tiene desconfianza de su moneda, guarda en dólares y, de alguna manera, se las ingenia para moverse. Son verdaderos campeones mundiales», sostuvo el presidente de Uruguay José Pepe Mujica.



Y en sintonía, Mujica continuó con sus polémicos dichos: «Uruguay es un país medio esquizofrénico: les chupa la sangre a los argentinos y después los escupe», dijo en una entrevista al matutino uruguayo La Diaria. Y remató: «Que la Argentina tiene sus problemas, sí, pero nosotros confundimos Barrio Norte y una parte de Buenos Aires, que nos da en el forro, con la Argentina. La Argentina es un continente. Yo he sentido esa reacción de forma permanente».



«Todos quieren mi sillón. Nosotros le ganamos la elección a gente de mucho peso y eso cuesta», argumentó el presidente de River, Daniel Passarella, que hasta se comparó con la presidente Cristina de Kirchner: «Lo mismo le pasa a la Presidente, que cualquier cosa que dice la malinterpretan», explicó. Además atacó a la prensa y dijo: «Yo trato de comunicar al 20% de los periodistas, el 80% restante no me interesa. Los periodistas son mentirosos, por eso no hablo».



Siguiendo con la onda riverplatense, Norberto Alonso, «Beto», disparó para todos lados y no se salvó casi nadie. «No veo hace rato el equipo. Me parece que ni Almeyda ni el próximo técnico pueden arreglar esto. River no tiene futuro, así no», vaticinó el exfutbolista con mucha preocupación para lo que viene. Y agregó: «Me agarro los testículos cuando hablan de Passarella».



¿Se convertirá algún día el peso en reserva de valor? Algunos creen que sí. Al menos así lo expresó Roberto Feletti, diputado nacional por el Frente para la Victoria, que aseguró que el cepo al dólar se mantendrá hasta que el peso tome otro protagonismo. «En esa lógica y hasta que se complete el proceso de pesificación, o sea que el peso se convierta en una moneda de reserva de valor, va a ser necesario mantener esas restricciones», anticipó.



Christine Lagarde, jefa del FMI, le advirtió a la Argentina que le sacaría «tarjeta roja» si no mejora sus datos sobre la inflación y el PBI. Cristina de Kirchner le respondió con ironía: «El rol del presidente de la FIFA ha sido bastante más satisfactorio que el de los directores del FMI». Y luego, precisó: «Ellos organizan cada cuatro años mundiales de fútbol, y el próximo, que será en Brasil, será un éxito, pero el FMI viene tratando de organizar la economía mundial desde la década de 1980 y viene fracasando», sostuvo.



La presidente Cristina de Kirchner volvió a defender al INDEC y esta vez dijo: «Si la inflación fuera del 25%, el país estallaría por los aires; no podríamos sostener el crecimiento».



El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, arremetió con dureza contra los manifestantes que protestaron frente a su casa, en el barrio porteño de Constitución, y sin pelos en la lengua ni restricciones dijo: «Que se metan las cacerolas en el orto».



«Estoy sola, estuve sola, trabajando para estar mejor. Si aparecieron hombres, no los vi... ¡Que vuelvan ahora y me digan quiénes son!». Divertida después de su duro pasado, Eugenia Tobal en la revista Gente.



El ministro de Turismo, Enrique Meyer, minimizó de una forma muy particular el retiro del país de la marca Louis Vuitton: «Está en todo el mundo, está en los free shops, inclusive hay ciudades que tienen hasta dos y tres negocios. En cambio, nosotros tenemos marcas que están creciendo cada vez más, como Cardón, Pampero, El Noble Repulgue».



Alexander Caniggia siempre da para hablar. Esta vez le confesó a la revista Caras sus excentricidades en la cama. «En la intimidad soy muy groso, aunque esté desnudo siempre conservo el lujo. Me saco las gafas de oro, pero el resto de las joyas me las dejo puestas».



La diputada Victoria Donda confesó que le ofrecieron participar del programa «Bailando por un sueño». «Es cierto. No es por soberbia pero bailo bastante bien, con lo cual me iría bastante bien, pero no».

Dejá tu comentario