"Dulce familia", comedia excedida en calorías

Espectáculos

A 29 años de su retiro, Florinda Meza vuelve a escena en el personaje de una diva de las telenovelas, mala hasta con las hijas (y mala hasta para recitar a Calderón de la Barca como lo hace), pero compradora. De las hijas, una es nutricionista, otra es madre sufrida de una adolescente más odiosa que la abuela, y la tercera es una alegre y exitosa gordita pastelera. Lástima que, para su casamiento, quiere ponerse el hermoso vestido de novia que usó su madre, imponiéndose una terrible dieta que le quita toda la alegría. Para ese papel, Fernanda Castillo aumentó 12 kilos, más o menos como Robert De Niro para “Toro salvaje” pero con los dulces como su principal desafiante. Comedia chileno-mexicana del prolífico Nicolás López, empieza de modo prometedor, con diálogos y momentos incisivos, se queda después en la fácil, se acerca por ahí al filo del mal gusto, y por suerte remata de modo simpático, ideal para que después las espectadoras puedan comer lo que quieran sin mayor culpa. Curiosos, los piropos que se oyen en la canción de los títulos: “quiero probar tu dulce de amor”, “Tu caramelo que me alucina es una bomba de insulina”, o “Te quiero comer toda tu glucosa”. Ideales para acompañar una sesión de gimnasia o algo similar.

Paraná Sendrós

“Dulce familia” (Chile-México, 2019). Dir.: N. López. Int.: F. Castillo, F. Meza, P. Bascuñán. (iTunes y Google Play)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario