Hollywood y la Iglesia: de la provocación a la seducción

Espectáculos

L os Angeles - Mel Gibson le dio más de una lección a Hollywood. Después de varias décadas en que el cine, sobre todo a partir de los revolucionarios '70, le dio la espalda a la Iglesia (cuando no la provocó o ridiculizó, como con la sátira «Dogma»), lo ocurrido con «La Pasión de Cristo» el año pasado dejó perplejos a varios productores. Se verificó, entre otras cosas, que una considerable parte del público que fue a ver el film sobre Jesucristo no acostumbraba ir al cine; también, en los casos más extremos, que hubo muchos que en el año sólo concurrieron a ver esa película.

«Cuando se trata de un film de tema religioso, lo 'transgresivo' puede ser algo muy seductor para directores, guionistas e intelectuales progresistas»,
opinó el analista de la industria Max Sottemberg, «pero quienes dejan el dinero en la boletería no son ellos sino los fieles, cuando se sienten identificados con el mensaje positivo de alguna película».

«La Pasión de Cristo»
costó 30 millones de dólares y, en menos de tres meses, decuplicó ese valor en boletería sólo en los cines norteamericanos. Por derechos de alquiler de video, la última cifra registraba, siempre en EE.UU., 203 millones de dólares.

Gibson
, quien además de cristiano es un hábil empresario, se propone ahora reestrenar su película con las partes más violentas suprimidas, a los efectos de que muchos fieles que se abstuvieron de verla por ese tipo de escenas puedan hacerlo ahora. Del mismo modo, habrá un relanzamiento en video hogareño y DVD con la versión soft de la película, o sea, sin las escenas de flagelación de Cristo y con varios momentos de la Crucifixión eliminados. Aunque los Oscar le dieron la espalda, los productores saben ahora que volver a seducir a una platea de fieles es un excelente filón comercial.

Entre ellos, quien ha tomado la iniciativa fue la Disney, que anunció que llevará a la pantalla la novela católica del irlandés C.S.Lewis «El león, la bruja y el guardarropas» («The Lion, The Witch and The Wardrobe»). Trascendió en medios especializados de Hollywood que el estudio del Ratón Mickey realizó varias investigaciones de mercado en comunidades religiosas (sobre todo evangelistas), tras las cuales decidió motorizar cuanto antes el proyecto actualmente en producción.

La película, que estará realizada en animación digital, le fue confiada a Andrew Adamson, el director de las dos partes de «Shrek», y entre otros contará con las voces de Jim Broadbent, Rupert Everett, Tilda Swinton, Brian Cox y otros. Será la primera parte de una saga bautizada «Las crónicas de Narnia».

El autor cristiano Clive Staples Lewis nació en Belfast el 29 de noviembre de 1898 y murió el 22 de noviembre de 1963 (el mismo día en que fallecía Aldous Huxley y asesinaban a J. F. Kennedy).

Prolífico escritor de textos religiosos, tanto en ensayos como en ficción, su obra
«El león, la bruja y el guardarropas» ilustra el poder de Dios para derrotar la muerte. Aslan, el león protagonista, es la figuración de Cristo para los niños. Al comenzar la historia, cuatro chicos descubren en un guardarropas un pasadizo secreto que los conducirá hasta Narnia, quien se encuentra bajo el influjo de una bruja: «Siempre es invierno, nunca Navidad». El único que podrá romper este embrujo del mal es Aslan, el poderoso león de la salvación.

El nuevo «Rey León» de
Disney, pues, será un «Rey de reyes» (tal la habitual denominación para Cristo en Hollywood, desde Cecil B. de Mille a Nicholas Ray). Para ello, el estudio invirtió 100 millones de dólares en el proyecto, cuyas secuelas están en carpetas, y calculan estrenarla muy poco antes de la Navidad (el 9 de diciembre).

Dejá tu comentario