Turquía sorprende: el Banco Central decidió bajar las tasas pese a la inflación de más del 80%

Finanzas

A contramano del mundo, el Presidente Erdogan considera que tasas altas suben la inflación. Por esta decisión, la lira turca tocó nuevo mínimo frente al dólar.

A contramano del mundo, el Banco Central de Turquía sorprendió a los mercados una vez más con la decisión de recortar las tasas de interés a pesar de que la inflación superó el 80%. Por esa decisión, la lira turca toca un nuevo mínimo a más de 18,38 libras por dólar, un nivel nunca alcanzado.

La inflación en Turquía superó el umbral del 80% en agosto al alcanzar un 80,21% interanual, frente al 79,6% de julio, un nivel récord desde el año 1998, según datos oficiales. El aumento de precios se explica en buena medida por el derrumbe de la lira turca, que en un año perdió más de un 55% de su valor respecto al dólar.

Al contrario de lo que establece la teoría económica clásica, el presidente Recep Tayyip Erdogan cree que las tasas de interés elevadas alimentan la inflación.

Los responsables de la política monetaria del país, bajo el control del Gobierno de Erdogan, anunciaron un recorte de 100 puntos básicos, del 13% al 12%. En agosto, se había rebajado del 14% al 13%.

El Comité del Banco de Turquía espera que el "proceso de desinflación comience" gracias a las medidas tomadas y decididamente implementadas para fortalecer la estabilidad financiera y de precios junto a la resolución de la guerra en Ucrania tras la invasión efectuada el 24 de febrero por Rusia.

"El aumento de la inflación está impulsado por los efectos retardados e indirectos del aumento de los costos de la energía como resultado de los acontecimientos geopolíticos, los efectos de las formaciones de precios que no están respaldadas por los fundamentos económicos, las fuertes perturbaciones negativas de la oferta causadas por el aumento de los precios mundiales de la energía, los alimentos y las materias agrícolas", argumenta.

Dejá tu comentario