El "índice del miedo" se disparó más de 20% hasta su nivel más alto desde el 15 de junio

Finanzas

El VIX, índice de volatilidad del mercado estadounidense, cerró en las 40,28 unidades, en una jornada en la que Wall Street sufrió pérdidas superiores al 3%.

En medio de otra fuerte caída generalizada de las bolsas del mundo ante un aumento de casos de coronavirus en Estados Unidos y Europa que podría desembocar en una tercera ola de contagios, la cotización del VIX, el llamado "índice del miedo", creció un 20,8% hasta su nivel más alto desde el 15 de junio, lo que reflejó una importante volatilidad en los precios de las acciones estadounidenses, que se derrumbaron más de 3% en Wall Street.

El VIX -código del llamado Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index (CBOE), es decir, el índice de volatilidad del mercado de opciones PUT de Chicago- cerró en las 40, 28 unidades, impulsado además por preocupaciones sobre un posible retraso en el cómputo del gran volumen de votos por correo en las elecciones de EEUU, lo que significaría que el ganador no podría ser declarado tras el cierre de las urnas.

De esta forma, en los tres días que van de la semana el VIX acumula una disparada de 46,2%.

Recordemos que este indicador alcanzó el 18 de marzo pasado un nivel de 85,47, en medio del coronacrush que derrumbó a las acciones norteamericanas a mínimos del año.

vix 28 de octubre.jpg

Este miércoles, el Promedio Industrial Dow Jones cayó un 3,4%, a 26.519,95 puntos, su nivel más bajo desde fines de julio. Mientras tanto, el S&P 500 perdió un 3,5%, a 3.271,03 unidades. Ambos referenciales registraron su peor retroceso diario desde el 11 de junio. Por su parte, el tecnológico Nasdaq Composite cedió un 3,7%, a 11.004,87 puntos.

Las pérdidas se produjeron luego de que en varias ciudades de Estados Unidos se marcaran récords de pacientes hospitalizados con Covid-19. Paralelamente, países europeos, como Alemania y Francia, decretaron nuevos confinamientos para prevenir más contagios.

Frente a este panorama, las acciones de hoteles, aerolíneas y otras empresas relacionadas con el ocio, sensibles a las restricciones a la movilidad, se hundieron y el índice S&P 1500 Airlines cayó un 4,3%. Paralelamente, el índice de energía cayó un 4,2% debido a que los precios del petróleo bajaron más de 5% por temor a una caída más profunda en la demanda de combustible.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario