Cerebro: cuándo la mala memoria nos debe llevar a pedir ayuda

Información General

A cierta edad, siempre es una preocupación la mala memoria, porque se lo interpreta como posible síntoma de Alzheimer. Pero es importante saber qué tipo de problemas son serios y qué no.

Sabemos que la mala memoria puede ser una parte normal del envejecimiento ya que, con el paso del tiempo, ocurren cambios en todas las partes del cuerpo, inclusive en el cerebro. El tema es saber cuándo preocuparse y cuándo no.

Como resultado, algunas personas pueden notar que les toma más tiempo aprender cosas nuevas, que no recuerdan información tan bien como lo hacían antes o que pierden cosas como sus anteojos. Usualmente estas son señales de problemas leves de mala memoria.

Algunos adultos mayores también encuentran que no se desempeñan tan bien como las personas más jóvenes cuando completan pruebas de memoria compleja o de aprendizaje. Pero si se les da suficiente tiempo, las personas mayores saludables pueden desempeñarse igual de bien que las personas jóvenes. De hecho, a medida que van envejeciendo, los adultos saludables usualmente mejoran en áreas de capacidad mental tales como las del vocabulario.

Problemas que son tratables

Algunos problemas de la memoria están relacionados con asuntos de salud que posiblemente pueden ser tratados, como los efectos secundarios de algunos medicamentos, una deficiencia de vitamina B12, alcoholismo crónico, tumores, infecciones o coágulos de sangre en el cerebro pueden causar pérdida de la memoria o posiblemente demencia. Algunos trastornos de la tiroides, de los riñones o del hígado también pueden contribuir a pérdida de la memoria. Un médico debe tratar condiciones médicas serias como estas lo más pronto posible.

Problemas emocionales tales como estrés, ansiedad o depresión, pueden hacer a una persona más olvidadiza y pueden ser confundidos con demencia. Por ejemplo, alguien que recientemente se ha jubilado o que está lidiando con la muerte de un esposo o esposa, pariente o amigo puede sentirse triste, solo, preocupado o aburrido. Tratar de lidiar con estos cambios de vida hace que algunas personas se sienten confundidas u olvidadizas.

La confusión y los problemas de memoria causados por emociones usualmente son temporales y desaparecen cuando los sentimientos se desvanecen. Pero si estos sentimientos duran por más de 2 semanas, es importante obtener ayuda de un médico o consejero. El tratamiento puede incluir consejería, medicamentos o ambas cosas.

Cuando preocuparse

Las señales de deterioro cognitivo leve incluyen perder cosas frecuentemente, olvidarse de asistir a eventos importantes o a citas y tener más problemas que otras personas de la misma edad al tratar de encontrar las palabras deseadas. Los familiares y amigos pueden notar lapsos en la memoria, y a la persona que tiene deterioro cognitivo leve le puede preocupar estar perdiendo su memoria. Estas preocupaciones pueden incitar a la persona a visitar al médico para obtener una diagnosis.

Los investigadores científicos han encontrado que en comparación, más personas diagnosticadas con deterioro cognitivo leve terminan desarrollando la enfermedad de Alzheimer que aquellas que no tienen ese trastorno. Sin embargo, no todas las personas que tienen deterioro cognitivo leve desarrollan la enfermedad de Alzheimer.

No existe un tratamiento estandarizado para el deterioro cognitivo leve. Típicamente, el médico supervisa y le hace pruebas a la persona afectada cada 6 a 12 meses para detectar cualquier cambio en la memoria y en otras habilidades de pensamiento con el paso del tiempo. Ningún medicamento ha sido aprobado para tratar el deterioro cognitivo leve.

Demencia

Es la pérdida de la capacidad de pensar, recordar y razonar y de las habilidades de comportamiento hasta tal punto que interfiere con la vida y las actividades diarias de una persona. La demencia no es una enfermedad en sí, sino un grupo de síntomas causados por ciertas enfermedades o trastornos tales como la enfermedad de Alzheimer.

Los síntomas de demencia

-No poder recordar cosas

-Hacer la misma pregunta o repetir la misma historia una y otra vez

-Perderse en lugares conocidos

-Dificultad al tratar de seguir instrucciones

-Desorientarse en cuanto al tiempo, personas y lugares

-Dificultad en manejar el dinero y pagar las cuentas

-Padecer un aumento de ansiedad o agresión

Dejá tu comentario