Bolsonaro no viaja a la cumbre del clima, pero sí irá a Italia a recibir un polémico homenaje

Información General

En lugar de viajar a Glasgow el 1 de noviembre, estará en la ciudad norteña italiana de Anguilana Veneta, donde la intendenta lo declarará ciudadano ilustre.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció que no participará de la conferencia de cambio climático de la ONU que se inicia el domingo en la ciudad escocesa de Glasgow, a pesar de que Brasil detenta el 60% de la selva amazónica, bioma con la mayor biodiversidad del planeta.

"En principio nuestra estrategia es no ir, irá nuestro ministro de Medio Ambiente (Joaquim Leite). Estamos cumpliendo nuestros compromisos", dijo Bolsonaro a la TV A Crítica, del estado de Amazonas.

Brasil es acusado por países europeos y ambientalistas de haber sido uno de los responsables por la deforestación amazónica y la emisión de gases con la cría ilegal del ganado en las áreas taladas ilegalmente.

"Hemos reducido la deforestación, hubiéramos querido más", dijo el ultraderechista, que culpó al Congreso por no haber impulsado planes de regulación de la propiedad de las tierras para identificar a los autores de los incendios de los pastizales para plantaciones que en 2019 y 2020 tuvieron récord y fueron centro de la discusión ambiental mundial.

Bolsonaro admitió que existen "acciones criminales" pero sostuvo que es difícil la fiscalización de una región mayor que toda Europa Occidental.

En cambio, el presidente se prepara para participar en Roma de la cumbre del G20, pero en lugar de viajar a Glasgow el 1 de noviembre estará en la ciudad norteña italiana de Anguilana Veneta, desde donde sus antepasados emigraron en 1870 hacia Brasil. Allí, la intendenta lo declarará ciudadano ilustre.

El martes, según la prensa local, Bolsonaro visitará el cementerio y memorial de Pistoia, norte de Italia, donde están enterrados 425 soldados brasileños muertos en combate a favor de los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

La delegación brasileña en Glasgow la integrarán también el ministro de Minas y energía, Bento Albuquerque, y el titular del Banco Central, Roberto Camppos Neto, en el marco de la política brasileña para exigir compensaciones del mundo desarrollado para trazar acciones hacia la deforestación ilegal cero en 2030.

Dejá tu comentario