Calentamiento global: estudio señala que harán falta 30 años para bajar la temperatura del planeta

Información General

Debido a la actividad humana, el planeta se calentó al menos 1 ºC desde la era preindustrial, lo que multiplicó las catástrofes climáticas. Revertir la situación llevará al menos 30 años.

Si el mundo logrará reducir ahora drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, el impacto sobre el calentamiento global podría ser visible dentro de 30 años. Así lo indicó el estudio publicado el martes en Nature Communications.

Debido a la actividad humana, el planeta se calentó al menos 1 ºC desde la era preindustrial, lo que multiplicó las catástrofes climáticas.

Para frenar este fenómeno susceptible de poner en riesgo y jaque el futuro de las generaciones más jóvenes, los países firmantes del Acuerdo de París se comprometieron en 2015 a reducir sus emisiones y limitar el alza de temperaturas a 2 ºC y a ser posible a 1,5 ºC.

La reducción de emisiones, necesaria, es eficaz pero hará falta un tiempo antes de que podamos medir sus efectos con certeza" (Bjorn Samset, del centro "Cicero" de investigación noruego sobre el clima).

El problema no es sólo que este compromiso no se está cumpliendo por ahora, sino que incluso si fuera el caso, estos esfuerzos podrían no ser visibles "hasta mediados de siglo". Así lo manifestaron y escribieron los autores y especialistas en la materia en el estudio publicado esta jornada.

Ante la problemática, el Proyecto Drawdown surgió como una coalición global de académicos, científicos, emprendedores y defensores del medio ambiente que se propusieron modelar y calcular cómo un centenar de soluciones podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

"La reducción de emisiones, necesaria, es eficaz desde el primer día, pero hará falta un tiempo antes de que podamos medir sus efectos con certeza", dijo Bjorn Samset, del centro de investigación noruego sobre el clima Cicero.

"El cambio climático puede compararse con un portacontenedor que navega a gran velocidad en medio de grandes olas. Si quiere ralentizar, puede activar la marcha atrás, pero tomará su tiempo notar que aminora", según este climatólogo.

Así, una bajada importante de las emisiones repercutiría inmediatamente en las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, pero no en el alza de las temperaturas, responsable de la multiplicación de los fenómenos metereológicos extremos.

Los científicos estiman importante "explicar claramente (esta realidad) a los gobernantes y a la población, si queremos evitar un contragolpe negativo sobre las políticas de atenuación de emisiones que podrían ser percibidas como ineficaces".

Lo que hay que hacer es "ser pacientes", concluyó Samset.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario