Colapsan hoteles de lujo: alertan que el 40% podría cerrar

Información General

No hay sector sobre el que se ponga los ojos que logre escapar de una situación crítica. El derrumbe económico golpea a todos, en mayor o menor medida, y el rubro de la hotelería es uno de los más afectados ya que existe un cierre total desde el primer día de cuarentena. Ayer, la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) alertó que más del 65% de sus asociados podrían declararse en quiebra si continúan el cierre de sus emprendimientos por la crisis sanitaria. Son, en general, empresas medianas y chicas, pero la pandemia no diferencia entre débiles y poderosos. Desde la Asociación de Hoteles de Turismo, que agrupa a la hotelería de tres a cinco estrellas, describen también un futuro dramático. Según Roberto Amengual, presidente de la entidad que agrupa a lo más selecto y exclusivo del negocio, en los próximos tres meses podrían cerrar alrededor del 40% de los establecimientos. La reciente desaparición del histórico Castelar Hotel es una muestra.

“La situación es muy delicada porque hace más de 100 días que no tenemos ingresos y los costos fijos son imposibles de enfrentar. No hay perspectivas de un reinicio de la actividad y las empresas no pueden seguir sosteniéndose así”, señaló a Ámbito.

Un hotel de unas 150 camas tiene un costo fijo de más de $5 millones de pesos mensuales. En una operatoria normal, requiere un nivel de ocupación del 50% para cubrirlo.

La estrategia de las empresas para enfrentar este parate fue de menor a mayor. Al principio se buscó auxilio a través del endeudamiento, pero con la extensión de la cuarentena hubo que sumarle fuertes recortes. Concretamente, se suspendieron todas las erogaciones, salvo la del personal. Se cancelaron los pagos de impuestos y hasta de servicios públicos. Ya no hay margen para seguir recortando debido a que, ante la imposibilidad de despidos, no es posible ajustar las plantillas. Un dato para tener en cuenta es que las 330 empresas afiliadas generan unos 80.000 puestos de trabajo. Un alto porcentaje está en riesgo.

Otro tema que siguen de cerca en este sector es la situación del mercado aerocomercial. Mientras en Europa están reiniciando los vuelos domésticos y regionales, en la Argentina se está lejos de hacerlo. La salida de Latam -que tenía el 20% del movimiento interno- y una política co amigable con las low cost vislumbra una caída de la cantidad de viajeros. Si bien podría ser compensado por más servicios de Aerolíneas Argentinas, la falta de competencia hará que se incrementen los costos de los pasajes y eso repercuta en menor actividad turística.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario