Artemisia Gentileschi: quién fue la artista que Google homenajea hoy

Información General

La italiana fue la primera artista feminista de la historia. Su más emblemática obra, "Judith decapitando a Holofernes", propone un acto de empoderamiento al imaginar una venganza contra quien fue su violador en la vida real.

En el día del aniversario número 427 de su nacimiento, Google decidió homenajear a Artemisia Gentileschi. El doodle del día fue dedicado a esta italiana que fue la primera artista feminista de la historia.

Su más emblemática obra, "Judith decapitando a Holofernes", propone un acto de empoderamiento al imaginar una venganza contra quien fue su violador en la vida real.

En una época en la que las mujeres artistas no eran fácilmente aceptadas, Artemisia (1593-1654) tuvo una carrera de pintora de más de 40 años, en los que ganó fama y admiración en toda Europa, contando entre sus mecenas a los principales gobernantes.

Además, esta destacada pintora nacida en la ciudad de Roma, cuya obra se enmarca en el período barroco italiano, fue la primera mujer que se hizo miembro de la academia de artistas de Florencia, mientras que su arte y su vida siguen inspirando novelas, películas, documentales, producciones musicales y teatrales.

Hija única del pintor Orazio Gentileschi, Artemisia comenzó su formación artística con su padre en 1608 y su primera pintura fechada es de 1610.

Al año siguiente tuvo lugar un acontecimiento que cambió el curso de su vida: fue violada por el pintor Agostino Tassi, un colaborador de su padre. Siguió a ello un infame juicio de siete meses -cada palabra de este caso sobrevive en una detallada transcripción judicial- y Tassi fue condenado a elegir entre un castigo de cinco años de trabajos forzados o el destierro de Roma. Si bien el victimario optó por esto último, la sentencia nunca se aplicó.

Artemisia se casó rápidamente con el pintor Pierantonio di Vincenzo Stiattesi y dejó Roma para ir a vivir a Florencia con él.

Entre 1612 y 1613 Artemisia pinta el icónico cuadro "Judith decapitando a Holofernes", una representación de la determinación femenina sobre la fuerza bruta, donde la autora no nos ahorra nada de sangre, que corre por las sábanas blancas mientras el general asirio Holofernes se retuerce bajo el peso de la sirvienta de Judith. La sangre salpica las ropas de Judith mientras ella agarra la espada con una mano y le tira del pelo con la otra, una mirada de determinación en su rostro.

Muchos de los cuadros de Artemisia han sido leídos en el pasado como autobiográficos y no hay duda de que su identidad personal está estrechamente entrelazada con su producción artística. Esto es especialmente cierto en las pinturas que realizó en Florencia -a donde llegó luego de ser violada-, en las que utilizó repetidamente su propia imagen.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario