Informe final: la muerte de Lady Di fue un accidente

Información General

Londres (Reuters) - La princesa Diana no fue víctima de una conspiración para asesinarla, sino que murió en un trágico accidente automovilístico en 1997 en París, de acuerdo con las conclusiones de la investigación de la policía británica dadas a conocer ayer.

La muerte de la princesa desatóuna serie de teorías conspirativas -que apuntaban tanto al servicio secreto de su país como a su ex marido, el príncipe Carlos, heredero al trono-de que habrían tramado un accidente porque la relación sentimental de Diana y Dodi al Fayed avergonzaba a la familia real británica.

«Por las pruebas que tenemos ahora, no hubo conspiración para asesinar a ninguno de los ocupantes de ese automóvil. Fue un trágico accidente», dijo el ex jefe de policía John Stevens después de tres años de investigación.

«Estoy convencido de que no se hizo ningún intento de retener información y creemos que las alegaciones son infundadas», agregó.

Los dos hijos de la pareja real, los príncipes Guillermo y Enrique, publicaron un comunicado en el que dijeron «confiar en que estas conclusiones certeras acabarán con las especulaciones que rodean a la muerte de nuestra madre».

Además, Stevens aseguró que Diana no estaba embarazada cuando murió, y «ni estaba comprometida ni iba a comprometerse». Diana, Fayed y su chofer Henri Paul murieron cuando el vehículo en el que viajaban chocó contra el pilar de un túnel de París.

Según Stevens, las muestras de ADN correspondían a las de Paul, frente a las informaciones de que se habían cambiado. Su índice de alcohol en la sangre era dos veces el permitido en Gran Bretaña en aquel momento y la velocidad del vehículo era de entre 97,6 y 100,8 km/h, casi el doble del límite permitido.

La investigación policial al máximo nivel fue ordenada por el antiguo inspector real Michael Burguess en enero de 2004, cuando inició las pesquisas sobre la muerte de Diana.

Stevens, que dirigía la policía de Londres, pasó casi tres años investigando lo que sucedió, interrogó al príncipe Carlos durante horas y también habló con el padre de éste, el duque de Edimburgo.

El investigador concluyó que no hay pruebas que relacionen al duque con los servicios de inteligencia del MI6, como asegura el padre de Dodi, Mohamed al Fayed, quien denunció que el documento policial «forma parte de un plan para encubrir» un supuesto complot contra la pareja. Incluso antes de que se conociera el informe, Al Fayed, propietario de los grandes almacenes Harrod's, criticó las conclusiones, calificándolas de «vergonzosas».

Dejá tu comentario