Insólito experimento: montan un motor de Ferrari a un viejo Citroën

Información General

Tardaron cinco años pero, según se aprecia, valió la pena.

Es el tiempo que tardaron los integrantes del Nimik Rally Team de Italia en tomar la carrocería de un Citroën 2CV y fusionarlo con el chasis de un Ferrari 355.

Así, el humilde vehículo repartidor de mercaderías se convirtió en un exclusivo móvil con el inconfundible y sonido de un motor Ferrari.

Dejá tu comentario