La casa de Barreda, contra la violencia de género

Información General

El fundador de la Casa Abierta María Pueblo, Darío Witt, pidió al gobierno bonaerense la expropiación de la ex vivienda del odontólogo Ricardo Barreda, asesino de sus hijas, su mujer y su suegra, para transformarla en un centro de lucha contra la violencia de género.

"Pedimos la expropiación de la casa del múltiple asesino Barreda, para poder transformarla en el centro más importante de Latinoamérica y el mundo en la lucha contra la violencia de género", dijo Witt al participar en La Plata de un acto contra la violencia hacia la mujer junto al gobernador Daniel Scioli, y los dirigentes Alex Freyre y José María Di Bello, de la Fundación Buenos Aires Sida.

El fundador de la Casa María Pueblo resaltó que "estamos pidiendo desde hace mucho tiempo la expropiación, para trasformar esa casa que está abandonada y es símbolo de muerte, horror y violencia contra las mujeres, en un símbolo de vida".

Barreda fue condenado a prisión perpetua por matar, el 15 de noviembre de 1992, a escopetazos en su casa de La Plata, ubicada en calle 48 entre 11 y 12, a su esposa Gladys McDonald (57), a sus hijas Cecilia (26) y Adriana (24) y a su suegra Elena Arreche (86).

"Esta casa puede ser un lugar donde podamos centralizar la información sobre la violencia de género, donde podamos hacer ateneos, charlas, talleres y convocar a personas de gran relevancia nacional e internacional que luchan contra la problemática", dijo Witt.

Dejá tu comentario