Morir en el techo del Mundo

Información General

El escalador español Iñaki Ochoa de Olza murió en la montaña himaláyica del Annapurna tras cinco días de agonía a más de 7.400 metros de altura, según anunció el "Diario de Navarra" en su página de Internet.

El montañista, que estaba en la carrera por subir los 14 picos de más de 8.000 metros de la Tierra, falleció a causa de una "grave lesión cerebral complicada en las últimas horas por un edema pulmonar".

El suizo Ueli Steck, que subió hasta el campo III de la montaña para intentar asistir al español con medicamentos, no pudo evitar la muerte, ocurrida a las 12:30 hora nepalí (6:45 GMT).

Ochoa de Olza, que era incapaz de caminar y estaba en un estado de semiinconsciencia, empezó a sufrir problemas respiratorios "hasta que finalmente su organismo no resistió más", explicó el diario, uno de los principales patrocinadores del montañista.

El escalador español buscaba en el Annapurna su décimo tercer "ochomil", pero el lunes decidió retirarse poco antes de alcanzar la cima por miedo a congelaciones. Cuando volvió al campamento, sin embargo, sufrió el ataque cerebral.

La noticia de la muerte la dio el rumano Horia Colibasanu, junto al que estaba escalando Ochoa de Olza y que estuvo cuidando al enfermo durante cuatro noches en la tienda de altura. Sin embargo, tuvo que descender extenuado el jueves al campo base.

El escalador fallecido, uno de los más reconocidos de España, no pudo resistir hasta la llegada a su altura del potente montañista kazajo Denis Urubko, que llevaba oxígeno artificial y que era el primer enviado de un amplio equipo de rescate.

Aparte del Annapurna, uno de los "ochomiles" más peligrosos pese a sus escasos 8.091 metros, a Ochoa de Olza sólo le faltaba el Kanchejunga (8.598) para cumplir la "carrera" de los 14, algo que sólo ha logrado un pequeño puñado de hombres en el mundo.

Dejá tu comentario