Por una interna gremial, hay paro en 80 líneas de colectivos en el AMBA

Información General

Es por un conflicto entre la UTA y los representantes de las líneas de colectivos pertenecientes al Grupo DOTA. Afecta a la Ciudad y el conurbano principalmente.

En medio de una disputa gremial en la Unión Tranviarios Automotor (UTA), cientos de miles de pasajeros están afectados este viernes por un nuevo paro de choferes que alcanza a 80 líneas de colectivos pertenecientes al Grupo DOTA, en el AMBA, la provincia de Buenos Aires y el interior del país.

La medida de fuerza fue lanzada por la Agrupación Juan Manuel Palacios, liderada por Miguel Bustinduy, quien lanzó críticas al gobierno.

"El gobierno nacional parece ignorar las necesidades alimentarias, familiares y laborales de cada conductor", indicó.

Bustinguy cuestionó que el ministro de Transporte, Mario Meoni, no haya "respondido los pedidos de audiencia que le hicieron".

La protesta afecta las líneas 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177 y 188, entre otras.

Bustinduy, cercano al jefe de los camioneros Hugo Moyano, es el principal opositor al titular de la UTA, Roberto Fernández.

Directivos de la UTA aclararon que ese gremio "no decidió ninguna medida de fuerza".

Alertaron que Bustinduy "declaró un paro porque está representando los intereses del Grupo DOTA", donde justamente tiene más peso la agrupación opositora a la cúpula del gremio.

"El problema es que el Ministerio de Transporte le otorgó la concesión de la línea 141 a un grupo que no es DOTA y lanzaron este paro para protestar en nombre de la empresa", según dirigentes de la UTA.

La agrupación opositora advirtió que "la caducidad de las líneas 36 y 141 resultan el flamante y repetido ejemplo" porque "se pretende privar a los trabajadores de la totalidad de sus haberes devengados, forzándolos a ingresar en la nueva empresa, designada entre bambalinas".

Bustinduy formaba parte de la conducción del gremio, pero rompió con el oficialismo de Fernández y presentó una lista opositora en las elecciones de octubre último, que fue impugnada.

El 30 de abril último, este mismo sector opositor comenzó un paro de actividades, al que se sumó la UTA, en reclamo de que se cumpliera el nuevo protocolo de seguridad que dictó la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), que los obligaba a usar barbijos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario