Los rugbiers se negaron a declarar y cuestionaron a la fiscal

Información General

Los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa fueron informados sobre a la nueva imputación. Los detenidos afirmaron que nunca les informaron de qué se los acusa.

Los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell cuestionaron este miércoles a la fiscal Verónica Zamboni, a quien acusaron de haberles mentido porque no les dejó leer la acusación en su contra.

Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, los primeros dos rugbiers en ser llamados a indagatoria, se negaron a declarar formalmente ante la fiscal Verónica Zamboni porque "nunca les informaron de qué se los acusa."

Ninguno los detenidos declaró formalmente sobre lo ocurrido la madrugada del 18 de enero frente al boliche Le Brique, y se negaron a responder preguntas. Sin embargo, le hicieron cuestionamientos respecto a la instrucción y a la anterior indagatoria del 19 de enero pasado, al día siguiente de ser detenidos. Los imputados hablaron por primera vez en el marco de la causa en su indagatoria ante la fiscal Zamboni y el juez de Garantías David Mancinelli.

Hugo Tomei, el abogado de los diez rugbiers, solicitó que estuviera Mancinelli, lo que generó una demora de cuatro horas en el inicio de la ronda de declaraciones.

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli y Blas Cinalli realizaron declaraciones pero se negaron a hablar formalmente sobre el hecho. Los detenidos afirmaron ante la fiscal estar presionados por la prensa y por los presos.

El primero en declarar pasado el mediodía fue Thomsen (20), uno de los principales implicados en la causa, quien acusó a la fiscal de haberles "mentido en la cara" y que tanto él como sus amigos están "condenados por la sociedad" y "por los medios".

"Nosotros no teníamos ni idea de los que estaba pasando. Nos tuvieron ahí parados todos juntos sin explicarnos nada. Lo único que se nos explicó es que la noche anterior se le había entregado a una familia a un pibe en un cajón", declaró el rugbier.

Thomsen aseguró: "A nosotros nos condenó la sociedad. Nos condenaron los medios diciendo lo que supuestamente había pasado, ellos tenían los videos y nosotros nos enteramos por nuestras familias el día de visita ya privados de la libertad".

Minutos después, declaró Ciro Pertossi (19), quien tampoco quiso responder preguntas ni hablar sobre el hecho, pero atacó a la fiscal Zamboni, de quien dijo que le genera "desconfianza".

Luego, explicó que vienen "soportando la presión de los medios" y que son amenazados por otros presos de la cárcel de Dolores que les gritan a través de las ventanas que los "pueden lastimar".

El siguiente en declarar fue Blas Cinalli (18), quien afirmó que, al igual que sus amigos detenidos, tenía "miedo" en la cárcel, que se sentía "engañado" por la fiscal y "vulnerable" por las filtraciones de los detalles de la investigación en los medios de comunicación.

Enzo Comelli (19), en tanto, también rechazó contestar preguntas respecto al crimen de Fernando y dijo sentirse "anonadado" porque no "entendía que estaba sucediendo", tras lo cual también denunció las amenazas.

El quinto en declarar fue Ayrton Viollaz (20) y el sexto fue Luciano Pertossi (18), pero en sus casos presentaron un escrito en el cual coincidieron con sus amigos en cuestionar a la fiscal Zamboni.

Finalmente declararon Matías Benicelli (20) y Lucas Pertossi (20), que también criticaron a la funcionaria judicial por el trato que recibieron cuando fueron detenidos y en la indagatoria del 19 de enero, y denunciaron los malos tratos por parte de los otros presos del penal de Dolores, donde permanecen detenidos.

Tras la indagatoria, los ocho rugbiers fueron trasladados nuevamente a la Alcaidía de la Unidad Penitenciaria 6.

En tanto, la fiscal Zamboni indagará mañana a los otros dos rugbiers que componían el grupo, Alejo Milanesi (19) y Juan Pedro Guarino (19), quienes están acusados de ser "partícipes necesarios" del mismo delito que se los acusa a sus amigos, pero que recuperaron la libertad el pasado lunes 10 de febrero.

Los ochos rugbiers detenidos fueron conducidos por la mañana a la Fiscalía Nro 6 de Villa Gesell, horas después de la multitudinaria marcha por Justicia frente al Congreso.

Los detenidos tuvieron su derecho a declarar y fueron informados sobre a la nueva imputación de coautoría, el doble agravante de la alevosía, el concurso premeditado de dos o más personas, y las lesiones sufridas por los amigos de la víctima.

El llamado a indagatoria se produjo luego de la suspensión de la audiencia que estaba prevista para el martes, por el pedido del abogado defensor Hugo Tomei, quien recusó a la fiscal del caso.

A un mes del crimen de Fernando Báez Sosa, miles de personas se movilizaron al Congreso para exigir justicia por el asesinato del joven, en una convocatoria que tuvo réplicas en distintas ciudades del país y del mundo, como Londres y Barcelona, entre otras.

El epicentro de las movilizaciones fue en las inmediaciones del Palacio Legislativo, donde se nucleó el grueso de los manifestantes, quienes fueron convocados por los padres de Báez Sosa, principales oradores en la tarde del martes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario