Para inversores: la alternativa en pesos para no perder contra el dólar

Emitidos tanto por el Gobierno como por empresas privadas, los bonos dólar linked pueden resultar satisfactorios para aquellos inversores que prevén una devaluación significativa en el corto o mediano plazo.

Con el objetivo de frenar las operaciones con los dólares financieros y calmar las expectativas, el Gobierno recurrió durante el último trimestre de 2020 a la licitación de bonos dólar linked, que ofrecen un rendimiento en pesos pero en función de la evolución del tipo de cambio oficial. Utilizados también por varias empresas privadas, estos instrumentos pueden resultar satisfactorios para aquellos inversores que prevén una devaluación significativa en el corto o mediano plazo.

Los ahorristas pueden optar por comprar directamente los títulos soberanos o corporativos o pueden decidir realizar la operación a través de fondos comunes de inversión. En ambos casos, deberán activar una cuenta custodio, o comitente, presentando cierta documentación que permitirá determinar el perfil inversor de la persona física o jurídica y su cupo operativo. Esto lo pueden realizar simplemente desde la página web del banco del cual son clientes.

Luego tendrán que suscribir el monto que desean invertir, que se debitará de una caja de ahorro seleccionada previamente. Si los inversores eligen invertir directamente, lo único que deberán recordar es el nombre o el código del bono que desean comprar.

En el caso de los títulos emitidos por el Tesoro Nacional, las denominaciones son las siguientes: Bonte Dollar Linked 2021(T2V1), para el que vence en noviembre de este año, y Bonte Dollar Linked 2022 (TV22), para el que vence en abril del año que viene.

La demanda de estos instrumentos fue importante en las licitaciones públicas realizadas hasta el momento: a través de estas colocaciones, el Ministerio de Economía logró aspirar del mercado más de $265.000 millones. Actualmente, tanto el T2V1 como el TV22 ofrecen una Tasa Interna de Retorno (TIR) negativa, lo cual refleja su elevado precio.

En la primera semana de enero, la paridad de los dos bonos dólar linked emitidos se acercó (aunque la del T2V1 cerró medio punto por encima), una señal que parece indicar que el mercado no ve un brusco salto del tipo de cambio en un año electoral.

La licitación de estos títulos soberanos también puede interpretarse como una señal de que el Gobierno no tiene prevista una devaluación en los próximos meses. No obstante, desde la cartera conducida por Martín Guzmán aseguraron que no harán nuevas adjudicaciones en el primer bimestre de 2021.

En lo que va del mes, el dólar mayorista subió 2,4%, por lo cual probablemente el alza mensual sea superior al 4%, acompañando a la inflación para mantener la competitividad del tipo de cambio y además acortar la brecha.

Dejá tu comentario