Madaro, en aprietos por cruce telefónico

Judiciales

Un cruzamiento de llamadas telefónicas reveló que el ex interventor del Ente Regulador del Gas (Enargas) Fulvio Madaro mantenía fluidos contactos con un directivo de la financiera donde se habrían cobrado algunos de los cheques de las supuestas coimas en el caso Skanska.

La Unidad de Criminalística de Gendarmería detectó una decena de llamadas entre Madaro y el dueño de la sociedad de Bolsas Money Market SA. Esa empresa aparece sospechada como una de las presuntas «cuevas» financieras donde se efectivizaron los cheques que la constructora Skanska habría utilizado para pagar las supuestas comisiones indebidas.

En la búsqueda de «la ruta de las coimas», el juez Guillermo Montenegro había establecido un primer vínculo entre Madaro y Hernán Arcioni, propietario de Money Market. Fue por medio de una agenda secuestrada durante un allanamiento realizado en las oficinas del Enargas.

Arcioni siempre negó que existiera un vínculo comercial con Madaro. Pero una tarea de inteligencia realizada por Gendarmería puso ayer en dudas esa aseveración.

Por disposición de Montenegro,un equipo de investigadores se abocó a la difícil tarea de resumir en unos pocos números los teléfonos «más sospechosos» que aparecían en el expediente Skanska.

Valiéndose del sistema Proyecto X, un sofware más moderno que el Excalibur, los investigadores descubrieron que entre Madaro y Arcioni habría habido más que un intercambio de tarjetas personales. El programa permite obtener con un altísimo grado de precisión cantidad y frecuencias de llamadas. Todas se van dibujando en un gráfico que muestra quién llama a quién, tanto desde teléfonos fijos como de celulares.

«La relación ya no es una casualidad», se sinceró una fuente del juzgado.

Sobre Money Market hay varias líneas desplegadas para ser indagadas. Por caso, se trata de establecer si hubo una investigación de la Comisión Nacional de Valores sobre esta empresa.

Además se investiga si la financiera negoció 18 cheques por un monto superior a los 500 mil pesos que fueron provistos por las 23 empresas fantasmas con las que operó la multinacional sueca para disimular pagos ilegítimos durante la ampliación de los gasoductos Del Norte y Del Sur.

El teléfono de Madaro no es el único que puede generar sorpresa. Ya hay una orden para realizar entrecruzamientos de llamadas telefónicas sobre las líneas que tenía el gerente de Nación Fideicomiso Néstor Ulloa y otros sospechosos.

  • Embargos

    Los ex funcionarios del gobierno de Kirchner fueron ayer embargados por 7 millones de pesos cada uno. Lo dispuso el juez Montenegro, quien además ordenó el embargo de 1 millón de pesos para cada uno de los restantes acusados de la investigación que están citados a prestar declaración indagatoria.

    Además de Ulloa y Madaro, ex gerente de Nación Fideicomisos y ex interventor del Ente Regulador del Gas respectivamente, fueron embargados los ex directivos y gerentes de la multinacional sueca sospechados en la causa.

    Por lo tanto, el magistrado ya libró los correspondientes oficios al Banco Central y a los registros de la Propiedad Inmueble y del Automotor a efectos de comunicar la situación de cada uno de los acusados. Varios imputados ya debieron pagar altas fianzas para continuar en libertad en el expediente que lleva el otro juez del caso, Javier López Biscayart.

    Entre ellos se encuentra Ulloa, que debió integrar 300 mil pesos, y el ex CEO de Skanska Gustavo Vago 500 mil pesos.

    Otro de los acusados, Adrián Félix López, el ex apoderado de la sociedad fantasma Infiniti Group, debía pagar 300 mil pesos, pero como no hizo el depósito, aún continúa detenido por esa causa a pesar de la excarcelación dictada por la Cámara de Casación Penal.
  • Dejá tu comentario