Bush adelantó entrega de soberanía a iraquíes

Mundo

Sorpresivamente y casi en secreto por miedo a un atentado de gran magnitud de la resistencia, EE.UU. entregó ayer el poder a un gobierno interino iraquí. La ceremonia estaba prevista para mañana, pero la Casa Blanca no temió mostrar debilidad y decidió anticiparla para evitar complicaciones. Formalmente, Irak recuperó así su soberanía, pero es opinión unánime entre los analistas que la coalición liderada por Washington, que mantendrá y acaso incrementará su presencia militar en el país, seguirá detentando los resortes del poder real. Poco después de la noticia de la entrega del poder, se informó que la resistencia asesinó a balazos -como ya es costumbre, video mediante-a un soldado norteamericano que había sido secuestrado en abril. El hecho puso de manifiesto dramáticamente que la espiral de violencia y la proliferación de bandas armadas en el país serán las principales acechanzas para una transición que debería terminar en enero próximo con elecciones constituyentes y con la conformación de un gobierno definitivo.

Bagdad (Reuters, AFP, EFE, ANSA) - Dos días antes de lo previsto a fin de evitar ataques de la resistencia, Estados Unidos cedió ayer la soberanía a un gobierno interino iraquí en una ceremonia sorpresa que, al menos formalmente, puso fin a 14 meses de régimen de ocupación.

No obstante, la violencia sigue su curso en el país árabe. Al cierre de esta edición, la resistencia iraquí anunció la ejecución de un soldado estadounidense al que mantenía secuestrado desde abril. Keith M. Maupin, oriundo de Ohio, había sido capturado en una emboscada al oeste de Bagdad. Una versión indica que circula un video de un cadáver arrojado en plena calle con un tiro en la nuca, que sería el de Maupin.

En tanto, el gobernador saliente de Estados Unidos en Irak, Paul Bremer, entregó un documento a los líderes iraquíes sellando así el traspaso formal de poderes, antes de abandonar inmediatamente el país. John Negroponte, quien será el embajador estadouni-dense en Irak, llegó a Bagdad pocas horas después.

La discreta ceremonia -que se llevó a cabo en un antiguo palacio de
Saddam Hussein en la llamada «zona verde», la más custodiada por las tropas de EE.UU.- finalizó antes de que llegara a ser anunciada y tomó por sorpresa a la mayoría de los iraquíes. Según analistas, su carácter secreto y su precipitación reflejaron el temor a que los insurgentes pudieran llevar a cabo un ataque espectacular antes de la fecha prevista, el 30 de junio.

En su discurso,
el nuevo primer ministro Iyad Allawi se comprometió a hacer juzgar a los combatientes extranjeros infiltrados en Irak y llamó a los ex miembros del partido Baas, base del régimen de Saddam, a no sumarse a la guerrilla.

• Elecciones

«Los mercenarios vienen de diferentes países. Búsquenlos. Los perseguiremos para entregarlos a la Justicia y que reciban su justo castigo», declaró. Allawi deberá llamar a elecciones para una Asamblea Constituyente antes de enero, proceso del cual saldrá el nuevo gobierno iraquí.

La ceremonia consistió en un intercambio de documentos sobre el traspaso del poder. Los iraquíes también recibieron una carta de
George W. Bush en la que el presidente norteamericano pide el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas en 1991 tras la invasión de Kuwait por parte de Saddam. También Kuwait anunció su decisión de restablecer el vínculo diplomático con su vecino.

Bush dijo desde Estambul, Turquía, que el de ayer fue «un día de gran esperanza»
. El mandatario republicano se mostró muy satisfecho y recordó que sus tropas entraron en Irak con el compromiso de derrocar al régimen de Saddam y restablecer la completa soberanía en el país: «Hemos cumplido nuestra promesa».

Aseguró que «el progreso democrático de Irak sentará un ejemplo en Medio Oriente», pero admitió que la situación de la seguridad deja aún mucho que desear. Por eso dio la luz verde al primer ministro Allawi para que decrete la ley marcial.

Con respecto a Saddam, se informó que ha sido puesto bajo jurisdicción de la Justicia iraquí, aunque por algunos días seguirá bajo custodia militar estadounidense
.

El mundo árabe reaccionó con cautela y varios gobiernos calificaron la asunción de Allawi como «un primer paso» hacia la liberación del país.

• Clima violento

La transición se da en un clima de fuerte violencia, que no ha dejado de aumentar a medida que se acercaba el traspaso. Tras la entrega de los poderes, el general Mark Kimmitt, jefe adjunto para las operaciones militares de la coalición, indicó que no se había firmado ningún acuerdo formal entre la coalición y el ejecutivo iraquí sobre el estatuto de las fuerzas extrajeras que permanecerán en el país.

En el terreno, el ejército norteamericano anunció ayer que un marine estadounidense murió en combate el sábado en la provincia de Al Anbar, oeste de Irak. Por su parte, el ministerio británico de Defensa anunció desde Londres que un soldado británico murió y dos resultaron heridos por una explosión al sur, en Basora.

El ejército norteamericano confirmó además que un cabo de los marines, Wassef Alí Hassun, está desaparecido en Irak desde el 21 de junio.

La televisión satelital Al Jazeera de Qatar difundió el domingo un mensaje en video de un grupo armado que muestra a este hombre de origen paquistaní retenido como rehén. Tres turcos se encuentran en la misma situación.

Un mensaje emitido por la televisión satelital Al Arabiya, con sede en Dubai, indica que un rehén será decapitado si «no son liberados prisioneros oriundos de las regiones cercanas a la base en Balad y de Samarra, Abu Ghraib, Yathrib y Djil» en un plazo de tres días.

Dejá tu comentario