Con la excusa del coronavirus, piden en Chile indulto para genocidas

Mundo

Legisladores oficialistas en Chile frenaron una ley de indulto para presos comunes para exigir que se incluya a militares condenados por delitos de lesa humanidad.

Una ley de indulto para cambiar penas de cárcel por arresto domiciliario y descomprimir las cárceles de Chile en medio del brote de coronavirus seguía en vilo este martes después de que legisladores de derecha presentaron recursos para que el beneficio también se aplique a condenados por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura.

La norma, que fue aprobada la semana pasada en el Congreso, y beneficiaría a unos 1.300 presos por delitos menores en todo Chile que cumplan algunos requisitos, como ser mayores de 75 años de edad, embarazadas, entre otros.

El beneficio del indulto excluye a los condenados por crímenes de lesa humanidad y violación a los derechos humanos cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Pero legisladores de la derecha oficialista, un sector que apoyó al régimen militar, presentaron dos recursos ante el Tribunal Constitucional (TC), máxima instancia judicial de Chile, para que se incluya a esos condenados, que cumplen penas en una prisión especial en las afueras de Santiago en condiciones muy distintas a las hacinadas cárceles comunes.

El TC ya rechazó la noche del lunes un primer recurso, pero está pendiente aún que revise otro más, para el que no tiene una audiencia programada. Ambos recursos buscan declarar inconstitucional el artículo de la norma que excluye a los genocidas.

"El nuevo requerimiento no agrega nada a lo anterior y solo tiene un efecto dilatorio", criticó el ministro de Justicia, Hernán Larraín, que envió el proyecto para conmutar penas al Congreso a fines de marzo cuando comenzaron a aumentar los casos de coronavirus en Chile. "No sigamos postergando un indulto que es necesario ahora", insistió.

La decisión del TC fue celebrada por agrupaciones de familiares de las víctimas de la dictadura y observadores de derechos humanos.

Según la guardia de prisiones, actualmente hay casi un centenar de contagios de coronavirus entre funcionarios y presos en las cárceles chilenas. En el país suma 7.525 casos reportados y 82 muertos a inicios de la semana.

Al mismo tiempo, en medio de las presiones de su sector, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, dio urgencia a un proyecto de 2018 sobre indulto humanitario que podría beneficiar por razones de salud o avanzada edad a violadores de derechos humanos. El proyecto no tiene el apoyo de la oposición.

Dejá tu comentario