Continúa búsqueda de la caja negra del avión egipcio

Mundo

Las causas del accidente del Egyptair, el avión que se estrelló el pasado jueves en el Mediterráneo con 66 personas a bordo, sigue siendo un misterio, mientras continúa la búsqueda de las cajas negras y el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, interviene por primera vez en público sobre esta tragedia.

En Damietta para la inauguración de una empresa de fertilizantes, Al-Sisi lanzó una advertencia a los medios de comunicación y asegura que es inútil saltear conclusiones apresuradas.

Al-Sisi precisó que "se requiere tiempo para las investigaciones y que cada hipótesis es posible para esto, por favor, no hacer suposiciones y hablar de una hipótesis específica. La investigación será transparente".

Sobre las cajas negras, que la cadena CBS dio el pasado sábado como localizadas pero luego desmentido por la misma Egyptair, el presidente anunció haber enviado un submarino robot, en grado de alcanzar una profundidad de 3.000 metros, para escanear el Mediterráneo con el objetivo de encontrarlas.

El submarino se une a otros medios navales ya desplazados en el lugar y que individualizaron los primeros restos. Al-Sisi, por lo tanto, exhorta a la cautela en esta fase delicada para Egipto, cuyo turismo registró un drástico descenso después de que se accidentó un avión ruso en el Sinaí en octubre pasado. Pero a cuatro días del desastre del Egyptair, queda el misterio sobre qué cosa provocó que se precipitara.

Esto sobre todo después de que el portal especializado The Aviation Herald, que analizó los últimos datos registrados por los sensores de a bordo, afirmó que hubo daños en una ventanilla y humo en uno de los baños, tres minutos antes de la desaparición del avión en el mar.

Quizás se debió a una avería en el sistema eléctrico o del motor.

Los datos fueron recibidos por tres canales independientes del sistema Acars (Aircraft communications addressing and reporting system) e indican una alarma de humo y entonces es posible un incendio en uno de los baños del avión, señalado a las 2.26.

Un minuto más tarde la alarma de humo se activó en la bodega mecánica, justo por debajo de la cabina del piloto, que contiene computadoras y circuitos.

El último mensaje Acars fue enviado a las 2.29, escribió incluso The Aviation Herald, y 4 minutos después se perdió contacto con el Airbus. La confirmación de la detección del humo a bordo había llegado también de la Bea, el ente para la seguridad de la aviación francesa.

El pasado sábado, el ejército egipcio publicó las primeras imágenes de los restos del avión recuperados en la zona del accidente, a 290 kilómetros de Alejandría de Egipto, incluido objetos personales de los pasajeros y algunos asientos dañados.

"Hubo una detección de humo antes en los baños y luego en la bóveda mecánica y por un período de tres minutos el sistema operativo del avión se apagó. Esto podría indicar que no fue un derribamiento, sino probablemente un incendio a bordo", sostiene el experto de seguridad aérea, Philip Baum.

"Evidentemente trataban con algo grave", añadió. Las autoridades afirman que el avión giró primero 90 grados ala izquierda y luego 360 a la derecha antes de caer en picada 11.582 metros hacia el mar y nunca enviaron una llamada de emergencia.

Dejá tu comentario