Continúa la tensión en el Líbano: doble atentado deja tres muertos

Mundo

Al menos tres personas murieron y otras 20 resultaron heridas hoy en dos explosiones registradas en el interior de autobuses cerca de una zona cristiana del Líbano, informó la policía local.

Fuentes de seguridad habían informado previamente que la cifra de muertos era de 11. Un portavoz policial dijo que el reporte de tres personas fallecidas era preliminar y que el número podría aumentar.

Las explosiones se produjeron en la víspera del segundo aniversario del asesinato del ex primer ministro Rafik al-Hariri.

Fuentes gubernamentales dijeron que la mayoría de las víctimas viajaban en autobuses públicos que llevaban personas a trabajar a Beirut desde un área cercana a Bikfaya, ciudad natal del ex presidente Amin Gemayel, cuyo hijo fue asesinado por hombres armados en noviembre.

Las explosiones destrozaron los autobuses y otros vehículos en un camino de montaña a unos 24 kilómetros al noreste de Beirut.

Cuando la primera bomba explotó, el conductor del segundo autobús que venía detrás se detuvo y salió del vehículo, que explotó poco después, dijeron fuentes de seguridad.

Las tensiones han ido en aumento en el Líbano desde los enfrentamientos del mes pasado entre simpatizantes y opositores al gobierno apoyado por Occidente, que dejaron nueve muertos.

Grupos pro gubernamentales planeaban realizar mañana una ceremonia en la Plaza de los Mártires de Beirut para recordar el asesinato de Hariri, pese al temor de roces con partidarios de la oposición instalados en las cercanías desde el 1 de diciembre como parte de una campaña para derrocar al gobierno anti sirio.

Las explosiones ocurren entre señales de que un acuerdo podría estar en marcha para poner fin a la crisis política.

"Cada vez que surge en el horizonte la posibilidad de soluciones prácticas entre las facciones libanesas para reforzar su unidad, los enemigos del Líbano se apresuran a cometer un nuevo crimen contra los inocentes", dijo el presidente pro sirio Emile Lahoud.

El ministro de Telecomunicaciones, Marwan Hamadeh, un político anti sirio que sobrevivió a un intento de asesinato en el 2004, dijo que el ataque no debe obstaculizar los esfuerzos para poner fin a la crisis.

"Al contrario, debería reforzar los intentos y llevar a todos a dialogar de una manera más determinada", expresó Hamadeh a Reuters.

En París, el ministro de Relaciones Exteriores francés, Philippe Douste-Blazy, emitió un comunicado condenando el ataque "odioso y cobarde" al tiempo que llamó a la calma.

Medios locales dijeron que las bombas estaban en los autobuses y pesaban 2 o 3 kilos cada una.

Los ataques son los primeros desde el asesinato en noviembre de Pierre Gemayel, ministro de Industria del gobierno del primer ministro Fouad Siniora, que ha estado encerrado por meses en una lucha de poder con la oposición liderada por Hizbollah.

Líbano sufrió 15 ataques contra políticos, periodistas y lugares públicos desde el asesinato de Hariri el 14 de febrero del 2005.

Un líder del Partido Falangista de Gemayel, Karim Pakradouni, dijo que era hora de que los libaneses se unieran.

"La maldición impuesta sobre el Líbano aún no se ha levantado. Los mensajes políticos en el mundo se transmiten verbalmente o por escrito. En el Líbano, se escriben con sangre", concluyó.

Dejá tu comentario