Ejército brasileño ocupa 8 favelas en busca de narcos

Mundo

Rio de Janeiro (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Una de las mayores operaciones militares de la historia se realiza desde el domingo en ocho favelas de la ciudad, en busca de un grupo de narcotraficantes. Hasta anoche, el operativo había causado sólo un muerto.

Unos 1.200 soldados mantenían, por tercer día consecutivo, la ocupación de las favelas de Rio. Llamativamente, se anunció que semejante despliegue obedece a la búsqueda de sólo una decena de fusiles y una pistola robadas de un cuartel por narcotraficantes.

Pero la tensión era creciente, más aun desde ayer por la tarde, cuando se supo que un joven de 15 años falleció en un enfrentamiento.

• Desprevenido

El adolescente murió al ser alcanzado por una bala en la favela Morro de Providencia, localizada en la zona portuaria, en el centro de Rio. La Secretaría de Seguridad Pública dijo no saber de dónde partió el proyectil que mató al joven, que caminaba desprevenidamente en un parque, según testigos que corrían para ponerse a salvo del tiroteo.

El domingo por la noche, hombres armados de una banda lanzaron una bomba casera contra los soldados que patrullaban a la entrada de la favela cerca del área porteña, donde aún pasean turistas tras el carnaval de la semana pasada.

Los soldados fueron movilizados el viernes por orden de la Justicia militar luego de que siete hombres robaron 10 fusiles FAL y una pistola 9 mm del Establecimiento Central de Transportes del Ejército en Sao Cristovam, en la zona norte de Rio de Janeiro.

Las FF.AA. sospechan que los siete narcotraficantes contaron con alguna complicidad, ya que por la forma como se perpetró el asalto quedó en evidencia que conocían el interior del cuartel, cuyos alrededores son protegidos por vallados de alambre de púas.

«Recibimos un mandato de la Justicia militar porque fue un crimen militar y es juzgado por la Justicia militar»,
dijo el coronel Fernando Lemos, vocero del Comando del Este. Las tropas están apoyadas por agentes de la Policía Militarizada y la Policía Civil, y pueden realizar allanamientos y detenciones. «El único objetivo es recuperar los 10 fusiles y la pistola. Ahí acaba la misión», indicó, lo que causó asombro al contrastar su afirmación con el despliegue y el nerviosismo reinante.

Inicialmente, el ejército había movilizado a unos 600 soldados, pero desde el domingo el número de efectivos fue duplicado para aumentar los patrullajes, los arrestos y las tareas de inteligencia.
En el operativo son utilizados helicópteros y al menos cinco autos blindados.

Los nuevos refuerzos llegaron de Goiania y Brasilia, la capital del país, informó el jefe de Relaciones Públicas del Comando Militar del Este, coronel José Guimaraes Barreto Junior.

• Objetivo

El portavoz dijo que las FF.AA. desplazaron muchos miembros para disuadir a los traficantes que dominan las favelas y evitar daños a la población civil. «Si el ejército entra a la favela con poca gente, va a sufrir tiros y al responder puede haber muertes, y la población va a sufrir mucho», argumentó.

El objetivo es «persuadir a los traficantes a no reaccionar porque nuestro problema no es el narcotráfico, sino los 10 fusiles y la pistola», afirmó. El contingente tomó posesión de numerosos barrios pobres, incluyendo las extensas áreas de Mare y Alemao ubicadas en las afueras de la ciudad.

«Estoy desesperada, me siento como si estuviera en medio de una guerra»,
dijo una mujer que reside en la favela y que no pudo regresar a su casa el domingo por la noche debido a los incidentes violentos.

Las poderosas bandas traficantes de Rio de Janeiro asaltan las instalaciones militares para reunir el arsenal necesario para sus enfrentamientos contra pandillas rivales o para batallas contra las fuerzas de seguridad. Sus reservas incluyen a metralletas, bazucas, lanzadores de misiles y minas antipersonales.

Dejá tu comentario