5 de junio 2024 - 09:44

El Papa, Martín Guzmán, y un encuentro global como llamado de atención por las crisis de deuda

La conferencia “La crisis de deuda en el Sur Global” fue el marco de un debate impulsado por el ex ministro de Economía con respaldo de Francisco. “Nos encontramos frente a una crisis de deudas que afectan principalmente a los países del sur del mundo”, alertó el Sumo Pontífice.

Martín Guzmán saludó al papa Francisco quien dio las palabras de bienvenidas a los participantes de la conferencia sobre crisis de deuda.

Martín Guzmán saludó al papa Francisco quien dio las palabras de bienvenidas a los participantes de la conferencia sobre crisis de deuda.

Ministros de economía, economistas, académicos, directivos de organismos internacionales y autoridades eclesiásticas se dieron cita en el Vaticano para participar un seminario denominado “La crisis de deuda en el Sur Global”, con el eje puesto en repensar la economía y las finanzas globales para abordar las inequidades que afectan al desarrollo de los países del sur.

El papa Francisco fue quien dio la bienvenida a los participantes, dando apoyo la iniciativa convocada por la Pontificia Academia de Ciencias Sociales (PACS) y la Initiative for Policy Dialogue (IPD), de la Universidad de Columbia. El principal promotor de la conferencia es el exministro de Economía, Martín Guzmán, quien además de formar parte de ambas instituciones, viene sosteniendo desde su labor académica y también desde la función pública, la necesidad de repensar la arquitectura financiera global y la distribución de la riqueza.

Francisco sostuvo que “a los pueblos no les sirve cualquier forma de financiación, sino aquella que implica una responsabilidad compartida entre quien la recibe y quien la otorga”. Y agregó que “después de una globalización mal administrada, después de la pandemia y de las guerras, nos encontramos frente a una crisis de deudas que afectan principalmente a los países del sur del mundo, generando miseria y angustia”.

En la misma línea, el Papa explicó que en la actualidad “nos encontramos frente a una crisis de deudas que afectan principalmente a los países del sur del mundo, generando miseria y angustia, y despojando a millones de personas de la posibilidad de un futuro digno”.

Con una gran sintonía personal entre Francisco y Guzmán, el discurso del Sumo Pontífice caló hondo entre los más de 70 líderes presentes porque se hacen eco de una problemática que el ex ministro de Economía viene planteando desde hace tiempo en foros internacionales recibiendo adhesiones a nivel global.

Después de las palabras del Papa, fue el propio Guzmán el encargado de la apertura de la conferencia: “No existe en el mundo porque nunca lo construimos, un sistema para la reestructuración de deudas insostenibles” y agregó que “necesitamos algún tipo de mecanismo que permita a los países respirar y recuperarse, salir de la situación en la que están”.

En ese sentido, Guzmán planteó que el sistema de reestructuración de deuda debe tener tres principios básicos: la sostenibilidad, minimizar la litigiosidad y el desarrollo de mercados de capitales locales.

Respecto a las palabras de Francisco, el ex ministro de Economía indicó que “el discurso del Papa Francisco sobre la deuda esta mañana también fue sobre cómo establecer las reglas para una economía global que sea inclusiva, que sea eficiente, que sea próspera y que tenga más solidaridad”.

Martín Guzmán conferencia deuda 6 de junio 2024
Martín Guzmán es el promotor del seminario “La crisis de deuda en el Sur Global” y una figura convocante con el apoyo del papa Francisco para debatir sobre la inequidad que afecta hemisferio sur.

Martín Guzmán es el promotor del seminario “La crisis de deuda en el Sur Global” y una figura convocante con el apoyo del papa Francisco para debatir sobre la inequidad que afecta hemisferio sur.

Cuando Guzmán tuvo que renegociar la deuda con el FMI, comenzó a plantear la necesidad de eliminar los sobrecargos, es decir, el interés que cobra el organismo por encima de la tasa del programa financiero vigente. Tal es la problemática, que este año la Argentina tiene que hacer frente a 1.200 millones de dólares correspondientes a la sobretasa, y para el periodo 2024-2026 serán un total de 6.500 millones de dólares en sobrecargos.

Así como Guzmán tuvo esta discusión con los altos cargos del FMI y del Tesoro de Estados Unidos, ahora mantiene la misma bandera como una forma de defender los intereses de la Argentina, y de los más de 20 países que tienen acuerdos en marcha con el Fondo y que están pagando sobrecargos.

De hecho, quienes acompañaron a Guzmán en la renegociación con el FMI, cuentan que cuando el entonces ministro de Economía recibió una propuesta del organismo “los números no cerraban y ahí se dio cuenta de la existencia de los sobrecargos, algo que no figura ni en la letra chica del Fondo”.

Al respecto, Guzmán explicó que también hay que discutir la reducción de la tasa compensatoria para las deudas en default pendientes de un juicio, que hoy es 9%. “Esa tasa se estableció en 1981. La tasa de inflación en Estados Unidos era del 8,9%. ¿Por qué nunca se cambió? Tal vez estamos en un momento en el que algo debería suceder. Y también la legislación que asegure que los acreedores públicos, que son en última instancia los contribuyentes, sean tratados de manera justa y no se vean en desventaja con respecto a los acreedores privados”, analizó.

Por supuesto que los sobrecargos son solo una parte de un engranaje mayor que tanto Guzmán como Francisco ponen en tela de juicio, y que promueven un debate amplio en donde las inequidades se pongan sobre la mesa para discutir sobre las ganancias y la distribución global.

“Para tratar de romper el círculo financiamiento-deuda sería necesaria la creación de un mecanismo multinacional, basado en la solidaridad y la armonía de los pueblos, que tenga en cuenta el sentido global del problema y sus implicaciones económicas, financieras y sociales”, afirmó Francisco en línea con Guzmán.

Dejá tu comentario

Te puede interesar