Emotivo homenaje a las víctimas del Holocausto en Auschwitz

Mundo

Diez mil personas, entre ellas el primer ministro de Israel, Ariel Sharon, y varios diputados alemanes, participaron hoy en la tradicional "marcha de los vivos" que se celebra entre los campos de Auschwitz y Birkenau para rendir homenaje a las víctimas del Holocausto.

Es la primera vez que un primer ministro de Israel y diputados del Parlamento alemán (Bundestag) acuden a Auschwitz para esta ceremonia, que este año se celebra pocos días antes del sexagésimo aniversario del final de la II Guerra Mundial en Europa.

La marcha partió del portón del Campo de Concentración de Auschwitz sobre el que domina la inscripción en alemán "Arbeit macht frei" (el trabajo nos hace libres).

Dio la señal de salida el sonido del cuerno tradicional que utilizaban los antiguos hebreos en sus ceremonias religiosas, sonido que tiene el significado de un ruego de misericordia dirigido a Dios.

En la marcha participaron jóvenes judíos de Israel, Argentina, Bélgica, Hungría, Estados Unidos y Canadá, 2.500 polacos, un nutrido grupo de rusos, una delegación de diputados alemanes y ex presos del campo.

En Birkenau, con la participación de los primeros ministros de Israel, Ariel Sharon, y Polonia, Marek Belka, del Premio Nobel Elie Wiesel, del rabino jefe de Israel, Meir Lau, de delegaciones de más de 50 países y, en total, de unas 20.000 personas, se celebró el acto principal de homenaje.

"Esta marcha de los vivos es una prueba de que recordamos a los muertos, pero también un testimonio de que aquí, en esta tierra, durante siglos vivimos juntos polacos y judíos y, por eso, queremos que los actos como este sirvan a los jóvenes de nuestros dos pueblos para conocerse mejor, con el espíritu de la tolerancia y del respeto mutuo", dijo Belka.

"Hace poco falleció el gran hijo del pueblo polaco y gran amigo de los judíos Juan Pablo II quien en 1979 habló aquí en Auschwitz de la necesidad de que el hombre sea humano y no un demente envenenado por ideologías criminales", añadió Belka.

"No olvidéis a las víctimas, pero tampoco a sus verdugos", pidió, por su parte, el primer ministro israelí Ariel Sharon quien recordó que el mundo se hacía el ciego y el sordo cuando los judíos eran exterminados.

"He venido aquí de Jerusalén, de la capital del Estado de Israel, del único lugar en la tierra en el que los judíos tienen el derecho y la fuerza necesaria para defenderse por su cuenta", añadió Sharon.

"He venido -siguió diciendo- acompañado de hombres y mujeres que sobrevivieron el Holocausto, tuvieron el valor de emigrar a Israel y allí construyeron sus nuevos hogares y les pedí que viniesen con sus nietos que ahora sirven en el ejército de Israel y así estamos aquí varias generaciones juntas, antiguas víctimas y nuevos combatientes".

"Estamos todos aquí sintiendo mucho dolor, sintiendo como brotan las lágrimas que no debemos contener, pero también el orgullo que nos da el haber sobrevivido. Llevaos este recuerdo a vuestros hogares y compartidlo con vuestros amigos y vecinos", concluyó el primer ministro israelí.

"La marcha de hoy ha sido la número dieciocho. La idea de organizar las marchas surgió hace más de veinte años, cuando empezaron a oirse voces de que el Holocausto jamás tuvo lugar", explicó el director de la marcha Aaron Tamir.

Este año la marcha se celebra después de los actos del 60 aniversario de la liberación del campo de Auschwitz, que tuvieron lugar en enero, y pocos días antes de las conmemoraciones del sesenta aniversario de la terminación de la Segunda Guerra Mundial en Europa que se celebrarán en Moscú el 9 de mayo.

Se calcula que durante la Segunda Guerra Mundial fueron asesinados cerca de seis millones de judíos de los que un millón cien mil murieron en las cámaras de gas de Auschwitz y Birkenau.

Dejá tu comentario