Escala la violencia racial en EE.UU. con milicias blancas y tiroteos entre civiles: 2 muertos

Mundo

El hombre agredido quedó paralítico. La ciudad de Kenosha (Wisconsin) parece fuera de control y las manifestaciones se extienden a otras localidades. Hay un detenido.

Kenosha - Dos personas murieron y otra resultó herida por disparos en la tercera noche de disturbios en la ciudad estadounidense de Kenosha, estado de Wisconsin, en el marco de nuevas protestas contra el último caso de brutalidad policial con sesgo racista: la ráfaga de tiros por la espalda que le costó una parálisis al afroestadounidense Jacob Blake. Sin embargo, incluso más allá de ese saldo grave, causó preocupación la aparición en las calles de milicias blancas y las denuncias de tiroteos entre civiles, lo que podría estar detrás de los más recientes hechos de sangre.

El tiroteo se registró en la noche del martes a las 23:45 hora local en una zona en la que se estaban llevando a cabo las protestas, dijo el jefe de policía de la ciudad, teniente Joseph Nosalik.

El jefe policial del condado de Kenosha, David Beth, precisó que una de las víctimas fatales recibió un tiro en la cabeza y otra, en el pecho minutos antes de la medianoche, según declaraciones al diario Milwaukee Journal Sentinel.

Beth dijo que no sabía cuándo fue baleada la persona que resultó herida, pero señaló que su vida no corría peligro.

Videos difundidos en las redes sociales muestran a un hombre con un rifle que es perseguido por manifestantes. En un momento cae en la calle y efectúa disparos.

“Estábamos gritando ‘las vidas de los negros importan’ (Black Lives Matter) en la estación de servicio y luego escuchamos ‘bum, bum’, y le dije a mi amigo: ‘Esos no son fuegos artificiales’ “, contó Devin Scott, testigo del hecho, al diario The Chicago Tribune.

“Luego el tipo, con esa enorme arma, pasó junto a nosotros en medio de la calle y la gente gritó: ‘¡Le disparó a alguien, le disparó a alguien!’ Todo el mundo trató de luchar contra el tipo y perseguirlo, pero empezó a disparar de nuevo”, narró.

En otras imágenes y grabaciones se ven a hombres blancos armados, algunos incluso con chalecos antibalas, amenazando y confrontando a las personas que marchaban por la ciudad.

Beth indicó en declaraciones que cita el diario The Guardian que un grupo de personas que se describían a sí mismas como pertenecientes a una “milicia” estuvieron patrullando las calles de Kenosha en las últimas noches, pero que no sabía si el atacante estaba involucrado con ese grupo.

Un reportero de la agencia AFP vio a varios civiles armados en la noche del martes, entre ellos al menos un pequeño grupo conformado principalmente por hombres blancos que llevaban bastante armamento y aseguraban que lo usarían para defender las propiedades.

Ayer las autoridades policiales informaron la detención de una persona.

En medio de una preocupación nacional y que incluso se ha metido en la campaña para la elección presidencial de noviembre, un comunicado de la policía dijo que “los investigadores están al tanto de los videos que circulan en las redes sociales vinculados a este incidente”.

Desde hace tres noches, Kenosha ha sido escenario de fuertes protestas luego de que policías hirieran de gravedad al afroestadounidense Jacob Blake, de 29 años, el domingo pasado en un incidente que fue captado en video por un testigo con su teléfono celular.

En el video se ve a policías disparar a quemarropa varias veces por la espalda contra Blake cuando intentaba subir a su camioneta.

Tres de los hijos del hombre estaban dentro del vehículo en el momento del tiroteo, el mayor de ellos de 8 años. El padre de Blake dijo ayer que su hijo quedó paralizado de la cintura para abajo.

Las protestas y la violencia no se limitaron a esa ciudad sino que se diseminaron también por Nueva York y Minneapolis, como parte del movimiento Black Lives Matter. Este cobró nuevo protagonismo en mayo, tras el asesinato del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco, un flagelo reiterado históricamente en Estados Unidos.

La mayoría de las manifestaciones ha transcurrido en paz, aunque algunos participantes incendiaron autos y edificaciones en las noches del domingo y el lunes en Kenosha.

En previsión de otra noche de protestas, las autoridades instalaron el martes una valla de hierro frente al juzgado del condado. Cuando comenzaron los choques, las fuerzas de seguridad trasladaron vehículos blindados a la zona y dispararon balas de goma, mientras los manifestantes respondieron lanzando fuegos artificiales.

Dejá tu comentario