7 de marzo 2011 - 23:44

Gadafi sigue con bombardeos a rebeldes, mientras EEUU y Europa advierten sobre intervención militar

Gadafi sigue con bombardeos a rebeldes, mientras EEUU y Europa advierten sobre intervención militar
El avance rebelde hacia Sirte, en el centro de Libia, parece haberse detenido en el enclave petrolero de Ras Lanuf, en el este, de donde ha salido un número indeterminado de familias hacia Bengasi, segunda ciudad libia y principal bastión de la oposición rebelde.

"No sigan avanzando, quédense aquí, debemos proteger el petróleo", repetían los altavoces de un coche en el puesto de control de los milicianos en las puertas de Ras Lanuf, donde la aviación fiel al líder libio, Muamar Gadafi, bombardeó en varias ocasiones para amedrentar a los milicianos.

Saadi Gadafi, hijo del líder libio, echó la culpa a su hermano Seif al Islam de no haber cumplido las recomendaciones de su padre para evitar algunas de las razones que impulsaron la actual rebelión.

En una entrevista con el canal emiratí Al Arabiya, Saadi Gadafi dijo además que si su padre es reemplazado como líder, Libia se arriesga a una guerra civil, porque nadie podrá controlar al país, y añadió que la situación en Libia "es muy peligrosa" porque "las tribus están bien armadas".

En una información que no pudo ser confirmada, el diario árabe Sharq al Aswat aseguró a lo largo del día que Gadafi se había mostrado dispuesto a abandonar Libia a cambio de que la dirección rebelde garantice su seguridad y la de su familia.

El diario apuntó, sin embargo, que el sentir popular se "inclinaba a rechazar" tal negociación y a negarse a dialogar con Gadafi bajo ningún concepto.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió a los seguidores de Gadafi de que responderán de sus actos y por el uso de la violencia contra los rebeldes.

"Quiero enviar un mensaje muy claro a aquellos que rodean al coronel Gadafi de que es decisión suya determinar cómo operarán en adelante y tendrán que responder de cualquier violencia que siga habiendo allí", señaló Obama, que recalcó que la OTAN está llevando a cabo consultas en Bruselas sobre posibles medidas, incluso militares, para responder a la violencia en Libia.

En tanto, la Casa Blanca admitió que considera la posibilidad de ofrecer armas a los rebeldes que intentan derrocar al líder libio Muamar Gadafi como parte de la respuesta de la comunidad internacional a la crisis en ese país.

"Con respecto al tema de las armas, de proveer armamento, es una de las opciones que están siendo consideradas", aseguró el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney.

El gobierno estadounidense está intentando acercarse a la oposición en Libia para asegurarse de que está comprometida con la construcción de un gobierno demócratico que respete los derechos humanos.

En tanto, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano PJ Crowley indicó que de momento "no es una opción legal" enviar armas a los rebeldes porque una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) del 27 de febrero estableció el embargo de armas a todos los grupos en Libia.

Por su parte, La OTAN aseguró que la comunidad internacional actuará si el régimen de Gadafi continúa haciendo uso de la violencia contra la población civil de Libia, aunque dejó claro que la Alianza no iniciará ninguna acción sin el aval de las Naciones Unidas.

"Si Gadafi y sus fuerzas continúan atacando sistemáticamente a la población, la comunidad internacional simplemente no puede sentarse y mirar", advirtió el secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen.

La posibilidad de que la comunidad internacional cree una zona de exclusión aérea para ayudar a los rebeldes libios tomó un nuevo impulso con el anuncio del apoyo a esta opción de los países árabes.

Reino Unido y Francia trabajan en la elaboración de un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para establecer una zona de exclusión área sobre Libia.

Esas mismas fuentes indicaron que los dos países no se han puesto un plazo para presentar el documento al resto de los 13 miembros del máximo órgano de seguridad internacional, ya que su intención es "estar preparados" en caso de que se decida recurrir a esta medida.

Los ministros de Asuntos Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) pidieron al Consejo de Seguridad de la ONU que proteja al pueblo libio.

En su discurso, el titular de Exteriores emiratí, Abdalá bin Sayed al Nahian, hizo un llamamiento a "la comunidad internacional, especialmente al Consejo de Seguridad, para que asuma sus responsabilidad históricas para proteger al querido pueblo libio".

Por su parte, la Unión Europea (UE) se prepara para extender sus sanciones contra Libia y, en especial, para bloquear los recursos de algunas entidades controladas por el régimen de Gadafi, informaron fuentes diplomáticas.

Los Veintisiete ya tienen en marcha medidas restrictivas, como prohibición de viajes y congelación de activos financieros, contra Gadafi y 25 personas de su entorno y estudian ahora la ampliación de esa lista y la inclusión en ella de personas jurídicas.
Por otra parte, el servicio de Internet en Libia continuó desconectado por quinto día consecutivo desde que el jueves la red dejó de funcionar en la víspera de las operaciones militares del Gobierno contra los rebeldes, según Google Transparency Report.

La transferencia de datos con entrada o salida en terminales libios se encuentra casi anulada, si bien las líneas de comunicación están activas y aún se registra algún tráfico.

El Consejo Nacional de Transición Interino (CNTR), órgano de gobierno de los rebeldes libios, abrió su página web (www.ntclibya.org), un día después de lanzar su Twitter, que en menos de 24 horas cuenta con 3.630 seguidores.

Los revolucionarios emplean las nuevas tecnologías para sustraerse al bloqueo informativo que utiliza el Gobierno y emplear la web y Twitter como herramienta de comunicación.
La web ofrece dos versiones, en árabe y en inglés, aunque nada más lanzarla ofrecía serias dificultades de acceso y una gran lentitud de navegación.

Dejá tu comentario

Te puede interesar