5 de marzo 2007 - 00:00

Irak renovará gabinete para salvar la coalición

George W. Bush
George W. Bush
Bagdad (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, anunció ayer una próxima reorganización de su gabinete, para salvar una coalición gubernamental muy cuestionada por la incesante violencia sectaria que vive el país.

Al ser interrogado durante una conferencia de prensa sobre la fecha de ese ajuste gubernamental, respondió: «Esta semana o la próxima». La reorganización tiene como objetivo fortalecer al gobierno y reemplazar a los ministros menos eficaces, intentado formar una nueva coalición chiita que excluya a los partidos con presunta relación con milicias armadas.

Desde hace varios meses, los funcionarios estadounidenses presionan a Al-Maliki para que forme una nueva alianza de «moderados» en la que estén representadas las dos principales comunidades de Irak, los chiitas y los sunnitas.

Esto significaría, en la práctica, dejar fuera de la coalición al jefe radical chiita Moqtada al-Sadr, cuya milicia, el ejército de Mahdi, está acusada por Washington de ser la principal amenaza para la estabilidadde Irak.

Al mismo tiempo que Malikianunciaba su reestructuración gubernamental, cientos de militares estadounidenses e iraquíes llevaban a cabo un registro casa por casa en el distrito de Jamila, en la periferia de Sadr City, el barrio chiita de Bagdad, feudo de Al-Sadr.

  • Prueba clave

    La operación antecede la apertura, prevista para la próxima semana, de un centro de coordinación estadounidenseiraquí en Sadr City, donde viven más de dos millones de personas.

    La instalación de fuerzas estadounidenses en el barrio chiita es una prueba clave del nuevo plan de seguridad para Bagdad, puesto en marcha a mediados de febrero para intentar acabar con la violencia endémica, en su mayor parte de origen confesional, que azota la capital iraquí.

    En el terreno político, el primer ministro iraquí manifestó su satisfacción ante la conferencia internacional prevista para el 10 de marzo en la capital y que reunirá a las grandes potencias y a los vecinos de Irak.

    «La conferencia ayudará a Irak a curar sus heridas y será una base para el diálogo regional. Irak establecerá vínculos con sus vecinos y con la comunidad internacional. La reunión terminará con un acuerdo y en armonía», insistió. Irak invitó a la cita a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia) y a Siria e Irán.

    Por otra parte, las fuerzas especiales iraquíes, apoyadas por soldados de la coalición, llevaron a cabo una operación en Bassora, en un centro de los servicios de inteligencia iraquíes, donde descubrieron pruebas de tortura y de actividades terroristas, indicó el ejército británico. Esas fuerzas entraron en el cuartel general y liberaron a más de 37 prisioneros, anunció por su parte la policía local.

    «Cinco personas sospechosas de actividades terroristas y ataques contra civiles y las fuerzas multinacionales fueron arrestadas», declaró el mayor David Gell, portavoz del ejército del Reino Unido.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar