Irán amenaza al mundo con "muchos problemas"

Mundo

Teherán y Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Irán podría quedar hoy en la agenda inmediata del Consejo de Seguridad de la ONU si así lo dispone la Junta de Gobernadores de la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica), que se reunirá hoy para tratar el desafío nuclear de la República Islámica.

La tensión internacional se acrecentó en las últimas horas, y a ello contribuyó el habitual tono amenazante del gobierno que preside el integrista Mahmud Ahmadinejad, uno de cuyos funcionarios amenazó con «muchos problemas» si el caso es girado a la ONU. Ante ello, el gobierno de George W. Bush respondió que Teherán queda de cara a «dolorosas consecuencias» por causa de su desafío.

Tanto la Unión Europea como EE.UU. temen que la reanudación del programa de enriquecimiento de uranio derive en el desarrollo de la bomba atómica del régimen islamista.

• Medio de presión

En una conferencia de prensa en Teherán, el principal negociador y secretario general del Consejo Supremo de la Seguridad Nacional Iraní, Ali Larijani, afirmó también que su país utilizaría el petróleo como medio de presión si es llevado al Consejo de Seguridad.

«Aquellos que creen que vamos a retractarnos de nuestro proyecto para beneficiarnos de la energía nuclear si el caso iraní es llevado ante el Consejo de Seguridad están equivocados»,
advirtió Larijani.

Los diferentes plazos que impuso la AIEA fueron sobrepasados por las decisionesdel gobierno de Ahmadinejad. Los expertos del organismo dependiente de la ONU indicaron que el régimen iraní no brinda información sobre el estado de su desarrollo nuclear, además de incumplir sus disposiciones. Es por ello que el 4 de febrero pasado remitió un informe al Consejo de Seguridad, y hoy el board de 35 países de la AIEA podría, directamente, girar el caso.

El Consejo, presidido en marzo por la Argentina y en el que EE.UU., Gran Bretaña, Rusia, Francia y China tienen poder de veto, podría disponer sanciones hasta militares, según reiteraron funcionarios de la administración Bush.

Sin embargo, se descuenta que China y Rusia vetarán esa instancia, ya que ambos tienen nexos económicos e incluso militares en el caso ruso. Es por ello que en las próximas semanas podría reeditarse la agitación que precedió a la invasión a Irak en marzo de 2003, aunque los planes de la Casa Blanca, en una opción de máxima, parecen más orientados a un ataque para desactivar las plantas nucleares iraníes por encima de un ataque similar a la que llevó a cabo para derrocar a la dictadura de
Saddam Hussein. En esa hipótesis, Irán tendría cierta capacidad defensiva, en virtud de un programa de compra a Rusia de misiles tierra-aire.

«Si este asunto llega al Consejo de Seguridad, a las otras partes les esperan muchos problemas»,
dijo Larijani. El funcionario dejó traslucir que esos problemas estarían vinculados al precio del petróleo, recurso del que Irán es el segundo productor mundial.

Por su parte, el vocero del Ministerio de Exteriores,
Hamid Reza Asefi, indicó: «Aconsejamos, en nombre de Exteriores, a AIEA que evite el trabajo políticoy que actúe desde un punto de vista puramente profesional».

Larijani también acusó a EE.UU. de la polémica surgida en torno al programa iraní y aseguró que Washington utiliza este conflicto para «ocultar sus problemas en Irak».

• Intentos fracasados

La Unión Europea y Rusia fracasaron en los últimos días en sus respectivos intentos para detener al régimen, pero Larajani no descartó que esas negociaciones pudieran reflotarse, en contraste con el escepticismo generalizado.

La advertencia más dura de parte del gobierno estadounidense surgió de boca del embajador de Estados Unidos para las Naciones Unidas,
John Bolton, quien afirmó que Irán enfrenta «consecuencias tangibles y dolorosas» si continúa con sus actividades nucleares. Además, La Casa Blanca, dijo el funcionario, usará «todas las herramientas a su disposición» para frenar la amenaza islamista.

Bolton, hablando en una convención de judíos-americanos, dijo que era muy pronto para que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga sanciones a Irán, pero que otros países ya estaban hablando del tema y Washington estaba «tomando medidas defensivas para soportar la amenaza nuclear de Irán».

La Casa Blanca mantiene a Irán como parte del «Eje del Mal», junto con Corea del Norte, y en el que había incluido a Irak antes de la invasión a ese país árabe en marzo de 2003.

Bolton avisó que cuanto más tiempo se dé a la búsqueda de una solución a esta crisis, más difícil será resolverla.

Dejá tu comentario