Israel: Netanyahu continúa las negociaciones con la extrema derecha para formar gobierno

Mundo

Una delegación del Likud, el partido liderado por Benjamín Netanyahu que continúa efectuando contactos para formar gobierno, inició negociaciones formales con dos grupos de extrema derecha, informaron fuentes locales.

Se trata de Habayt Hayehudi (Casa Judía) e Ihud Leumi (Unión Nacional), que se suman a los partidos Yahaduth HaTora y Shas, e Israel Beitenu, de Avigdor Lieberman, con los que ya estuvieron conversando.

Las negociaciones con estos grupos están en su fase inicial, pero revelan la delgada vereda por la que debe caminar Netanyahu, presionado por su propia esencia ideológica que lo empuja más a la derecha y por el gobierno estadounidense que se manifestó públicamente en favor de una alianza con el centrista Kadima.

Netanyahu, quien ya fue premier entre 1996 y 1999, recibió encargo del presidente Shimon Peres de formar el futuro gobierno, y tiene hasta el 3 de abril para armar una coalición con al menos 61 diputados, la cifra necesaria para tener mayoría en la cámara, que cuenta con un total de 120 bancas.

El dirigente ya cuenta -en teoría- con unos 65 escaños, pero gracias al apoyo de partidos de derecha laicos y religiosos, todos ellos opuestos al proceso de paz con los palestinos, cuyo objetivo final es la firma de un acuerdo de paz definitivo y la creación de un Estado palestino al lado de Israel.

Pero Netanyahu desea una coalición más amplia que tenga mayores chances de supervivencia en el siempre inestable mundo de la política doméstica israelí, tradicionalmente atada a su política exterior, y en especial a la relación con Estados Unidos, principal aliado mundial del Estado judío.

Una coalición de extrema derecha podría enfrentar a Netanyahu con sus aliados políticos o con el nuevo gobierno del presidente Barack Obama, que prometió impulsar vigorosamente el proceso de paz con los palestinos.

Por eso aún espera convencer al Kadima, liderado por Tzipi Livni, y al laborista, de Ehud Barak, para formar un gobierno de unidad nacional que lo aleje de los extremos xenófobos anti árabes.

Dejá tu comentario