Jóvenes marginados desataron una noche de furia en Francia

Mundo

Al menos 16 policías heridos y daños por más de un millón de euros se registraron anoche durante los violentos disturbios entre fuerzas de seguridad y jóvenes marginados de la periferia (banlieu) norte de Amiens, al norte de Francia.

Una escuela materna y un club social fueron incendiados y decenas de automóviles y contenedores de residuos también resultaron prendidos fuego, utilizados como barricadas en escenas de "guerrilla urbana" similares a las que sacudieron a las principales ciudades francesas durante el último lustro.

También se registraron algunos heridos leves entre los vecinos, entre ellos personas que fueron arrastradas fuera de sus vehículos para ser robados.

Todavía se desconocen las causas de los disturbios, aunque en la zona desde la semana pasada se registraron amenazas a las fuerzas de seguridad.

Se requirieron refuerzos de grupos antidisturbios de la gendarmería de París y el ministro del Interior francés, Manuel Valls, anunció que se hará presente en Amiens.

El presidente francés, Francois Hollande, realizó una referencia a los disturbios del lunes a la noche durante su visita a Pierrefeu-du-Var, en el sur del país.

Hollande dijo que "para los poderes públicos, la seguridad no es solamente una prioridad sino también una obligación" y destacó que en el próximo presupuesto estatal "serán incluidos medios suplementarios" para las fuerzas de seguridad, "después de años en los que estos recursos resultaron reducidos".

Por su parte, la máxima dirigente del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, que tiene su principal feudo electoral pocos kilómetros al norte de Amiens, dijo que "Francia debe hacerse respetar" en relación a los incidentes.

"Amiens conoció una noche de enfrentamientos y barbarie. Estos episodios dramáticos se suceden después de años sin que los fuertes discursos de varios ministros del Interior cambien nada. Más bien, la situación continúa peor", dijo Le Pen.

Por otra parte, al menos 50 gitanos de la etnia rom fueron desalojados hoy de un edificio que ocupaban ilegalmente en Lion, en el centro este de Francia. Según fuentes de la Prefectura, unos 25 eran niños.

La policía procedió aún cuando los desalojados habían recibido el apoyo de habitantes del barrio y de diversas asociaciones humanitarias, como el Colectivo Rom, que organizó una movilización en favor de las familias desplazadas, que ocupan una plaza de la ciudad desde esta mañana.

Dejá tu comentario