La ONU y la Cruz Roja evacuaron a 100 civiles del infierno de Mariúpol

Mundo

Cientos de personas seguían atrapadas junto a soldados ucranianos en un área industrial que está bajo asedio desde hace semanas.

Kiev - Alrededor de 100 civiles ucranianos fueron evacuados ayer de una acería en ruinas en la ciudad de Mariúpol, dijo el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, después de que Naciones Unidas confirmara que se estaba llevando a cabo una operación de corredor seguro.

Mariúpol, una ciudad portuaria estratégica en el mar de Azov, ha soportado el asedio más destructivo de la guerra. Rusia declaró la victoria allí el 21 de abril, pese a que cientos de soldados y civiles ucranianos que resistieron se refugiaron en la acería Azovstal de la ciudad, un vasto complejo de la era soviética con una red de búnkeres y túneles, donde han quedado atrapados con poca comida, agua o medicamentos.

Las negociaciones para evacuar a los civiles se habían interrumpido repetidamente en las últimas semanas. Rusia y Ucrania se culpaban mutuamente.

Sin embargo, el domingo, los primeros 50 civiles llegaron a un centro de alojamiento temporal después de escapar de Mariúpol.

Las personas civiles llegaron en autobuses a la aldea rusa de Bezimenne, a unos 30 kilómetros al este de Mariúpol, donde se había instalado una fila de carpas azul claro, en un convoy con vehículos militares rusos y de la ONU. Se desconocía cuántas personas todavía estaban atrapados en la acerera, pero previamente se había informado que había 1.000 civiles y cerca de 2.000 soldados ucranianos.

Un portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU dijo que el sábado había comenzado una “operación de corredor seguro” y que estaba siendo coordinada con el Comité Internacional de la Cruz Roja, Rusia y Ucrania. Agregó que no se podían dar a conocer más detalles para no poner en peligro la seguridad de los evacuados y el convoy. Se estima que

Previo a la guerra vivían en Mariúpol cerca de 450.000 personas, de las cuales 20.000 murieron debido a la ofensiva rusa, según fuentes oficiales ucranianas. Además, unas 100.000 aún están atrapadas en la ciudad.

En ese marco, Rusia dijo que no tiene una fecha prevista para finalizar su invasión a Ucrania. El canciller ruso, Serguei Lavrov dijo que su país no exige la rendición de Zelenski, y “nunca dejó de esforzarse” para evitar una guerra nuclear.

“Nuestros militares no ajustarán artificialmente sus acciones para alguna fecha, incluido el Día de la Victoria”, dijo Lavrov en una entrevista con la emisora italiana Mediaset, según la agencia de noticias rusa Sputnik. “Solamente queremos que imparta la orden de poner en libertad a todos los civiles retenidos y dejar la resistencia, queremos garantizar la seguridad de las personas que viven en el este de Ucrania”, expresó.

En tanto, acusó a Ucrania de pretender ocultar la presencia de supuestos mercenarios occidentales en el operativo de evacuación de Mariúpol.

“El deseo persistente e incluso histérico de Zelenski, su equipo y sus patrocinadores occidentales de sacar a todas esas personas y enviarlas al territorio controlado por Ucrania se explica por el hecho de que muchos personajes confirmarían la presencia de mercenarios, o tal vez oficiales activos de los ejércitos occidentales del lado de los radicales ucranianos”, sostuvo.

Rusia celebra el Día de la Victoria el 9 de mayo, en conmemoración del triunfo de la Unión Soviética sobre Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

Dejá tu comentario