López Obrador rifará finalmente el avión presidencial en un clima de poco entusiasmo

Mundo

El presidente de México volvió a pedir a los ciudadanos que compren boletos para el sorteo de esta tarde. Abundan las críticas por presiones a empleados estatales.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, realizó este martes un último e insistente llamado a la población para que compre los boletos de una rifa por el equivalente al valor del lujoso avión usado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, en medio de críticas de que el plan había fracasado, pese a que una sola dependencia oficial compró 24 millones de dólares en cupones.

El sorteo se realizará esta tarde y tendrá 100 ganadores de 20 millones de pesos (950.000 dólares). Hasta el lunes se había vendido casi el 70% de los números de la rifa, dijo un funcionario de la lotería mexicana.

El premio total en efectivo por unos 2.000 millones de pesos (95 millones de dólares) se acerca al valor del Boeing 787 Dreamliner utilizado por Peña Nieto, que el actual Gobierno de López Obrador presentó como símbolo de exceso y corrupción en un país donde alrededor de la mitad de la población es pobre.

Después de que fracasaran los intentos iniciales de vender la aeronave, el actual presidente de México optó por realizar una lotería destinada a recaudar 3.000 millones de pesos (142 millones de dólares) para suministros hospitalarios.

"Ayer había colas (filas) en algunos lugares donde se venden boletos, en algunos expendios; creo que hoy también porque se cierra hasta las dos de la tarde", dijo López Obrador el martes en su conferencia de prensa diaria, en la que agradeció a empresarios, dirigentes de trabajadores y al pueblo por haber comprado la rifa.

El gobernante izquierdista dijo en febrero pasado que confiaba en que se venderían los seis millones de boletos, de 500 pesos (unos 24 dólares) cada uno.

El Instituto de Salud para el Bienestar distribuyó boletos a 951 hospitales públicos, diciendo que deberían usar el dinero del premio para equipos médicos. Sin embargo, a un costo de casi 500 millones de pesos, los críticos cuestionaron por qué los fondos no se asignaron directamente para necesidades inmediatas.

"Para salvar vidas, las políticas públicas y las asignaciones presupuestales deben partir del conocimiento y los datos, no del azar y la propaganda", escribió en Twitter el exsecretario de Salud Salomón Chertorivski.

El director del Instituto de Vivienda de México (Infonavit), en una presentación en video, instó a los empleados por encima de un cierto nivel salarial a comprar entre cinco y 12 boletos cada uno antes del 4 de septiembre y mostrar su recibo a los gerentes, según un noticiero local de la cadena Televisa.

Un trabajador de Infonavit que compró nueve dijo a la agencia Reuters que la "invitación" parecía injusta. "Somos afortunados por tener trabajo, pero eso no quiere decir que debamos comprar rifas", agregó.

Cuando se le preguntó si los trabajadores del gobierno tenían que contribuir, López Obrador dijo que la participación era voluntaria.

Algunos participantes de la lotería dijeron que estaban orgullosos de apoyar una buena causa.

Gerardo Díaz, de 63 años, cocinero en la ciudad fronteriza norteña Tijuana, dijo que si fuera seleccionado, enmarcaría el boleto ganador, que tiene la imagen del Dreamliner de 80 asientos, para mostrárselo a sus nietos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario