Megajuicio en España: presuntos autores negaron participación en ataques del 11-M

Mundo

Dos de los presuntos autores materiales de los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, Jamal Zougam y Basel Ghalyoun, negaron su participación en los hechos y denunciaron irregularidades policiales en sus interrogatorios y detenciones.

El marroquí Jamal Zougam retomó hoy en español su declaración ante el tribunal que preside el juez Javier Gómez Bermúdez.

Zougam negó hoy pertenecer a Al Qaeda y condenó la peor masacre terrorista de la historia de España con 191 muertos y 1.824 heridos en la reanudación del macro-juicio.

"Condeno este atentado rotundamente. No estoy de acuerdo con este atentado ni con ningún atentado que acabe con la vida de personas inocentes por motivos religiosos o políticos", dijo Zougam en el tercer día del juicio. La fiscalía pide para él una pena de 38.654 años de cárcel.

Este marroquí, de 34 años, negó su pertenencia a Al Qaeda o cualquier otra organización islámica, así como a ETA, que algunos sectores conservadores españoles no descartan que pueda estar detrás del comando islamista que perpetró los ataques. Esta "teoría de la conspiración" ha sido completamente descartada por la policía y el juez instructor del caso, Juan del Olmo.

Zougam achacó su detención a una "venganza" de la policía española, por negarse a ser un confidente de las fuerzas de seguridad.

Explico que después de su detención el 13 de marzo de 2004 fue visitado por el policía que le había propuesto ser un confidente. "¿Te acuerdas de mí? Si hubieras colaborado con nosotros, ahora no estarías aquí", relató Zougam, que le dijo el policía.

Zougam fue supuestamente reconocido en los trenes atacados por cuatro testigos, de la misma manera que lo fue el segundo acusado, el sirio Ghalyoun, aunque en este último caso la persona que lo reconoció no pudo hacerlo en una segunda rueda.

"Este testigo sólo señaló a mi foto, del año 2000 cuando tenía 20 años, y es muy antigua y diferente en el momento de mi detención", afirmó este sirio, que realizó una defensa muy argumentada, armado con documentos, tratando de sacar ventaja de la imposibilidad de reconocerlo en una segunda ocasión.

La fiscal solicitó que se le mostrara al acusado las fotos policiales que figuran en el sumario, ante las cuales, Gahlyoun aseguró que "está manipulada".

"Esta foto está manipulada, está muy enfocada, está manipulada a través de un programa informático", afirmó, el acusado, que se expresó todo el tiempo en español y negó con un escueto "no" su participación en los atentados de Madrid.

Este sirio, de 26 años, dijo conocer a Rabei Ousmane Sayed Ahmed, alias "Mohamed el Egipcio" y a Sarhane Ben Abdelmajid Faked, alias "el Tunecino", dos supuestos inductores de los atentados de Madrid.

"El Tunecino" murió el 3 de abril de 2004 al inmolarse con explosivos junto a otros seis presuntos terroristas cuando su piso de Leganés, cerca de Madrid, se encontraba cercado por la policía, mientras que "Mohamed el Egipcio" fue el primer acusado en declarar en el macro-juicio que se sigue en un anexo de la Audiencia Nacional, a la entrada de la Casa de Campo, en el oeste de Madrid.

Ghalyoun afirmó que "el Tunecino" tenía una mentalidad muy radical, por lo que advertía "sobre sus ideas".

Ghalyoun, para la que la fiscalía pide 38.654 años de cárcel, y Zougam, son los dos únicos acusados de los cinco que han comparecido hasta ahora que han aceptado contestar a las preguntas de la fiscal.

En total, 13 miembros de una célula islamista habrían colocado las bombas, activadas por teléfonos móviles, algunas de cuyas tarjetas SIM provinieron de un locutorio de Zougam, pero sólo tres de ellos, Zougam y Ghalyoun, así como el marroquí Abdelmajid Bouchar, serán juzgados.

En la apertura del juicio, el jueves y el viernes, "Mohamed el Egipcio" y los marroquíes Yussef Belhadj y Hassan El Haski negaron su participación en los atentados.

Dejá tu comentario