Multitud en misa de Benedicto XVI

Mundo

El papa Benedicto XVI afirmó ayer -en una misa celebrada en Munich- que el hombre occidental «se ha vuelto sordo» al Evangelio y desprecia a Dios. «En estos tiempos sufrimos una sordera frente a Dios. Ya no podemos escucharle, porque tenemos muchas otras frecuencias en el oído», dijo el Pontífice ante 230.000 fieles.

En varias ocasiones desde el comienzo de su pontificado, el Papa transmitió su preocupación por un mundo occidental que se ha quedado sin espiritualidad y donde el relativismo prevalece sobre la fe cristiana, por lo que creer se ha vuelto «difícil».

El Papa también instó a los padres y docentes que se entreguen a la fe católica y espiritualidad de los niños: «Querría invitarlos encarecidamente a ayudar a sus hijos a creer» y «a acompañarlos en su camino hacia Jesús y con Jesús», declaró el Sumo Pontífice.

«Sé que en nuestro mundo pluralista es difícil originar en la escuela el debate de la fe», dijo, «pero no es suficiente que los niños y los jóvenes obtengan de la escuela únicamente el conocimiento y métodos técnicos y no los criterios que dan una orientación y un sentido» a esas enseñanzas. Benedicto XVI abordó también el sida, una epidemia que considera que se puede combatir a través de la fe: «La evangelización debe justamente primar, el Dios de Jesucristo debe ser conocido, creído y amado, y debe convertir los corazones», para que «los temas sociales puedan progresar» y para que, «por ejemplo, pueda combatirse el sida afrontando realmente sus causas profundas».

Dejá tu comentario