Nueva York impone nuevas restricciones para evitar rebrote de Covid-19

Mundo

El gobernador Andrew Cuomo ordenó el cierre de negocios no esenciales como restaurantes y gimnasios, lo que significa retroceder en el proceso de desconfinamiento que había dispuesto.

Ante una segunda ola del coronavirus en Nueva York, el gobernador, Andrew Cuomo, anunció una serie de restricciones en varias zonas de la ciudad y sus suburbios para intentar frenar la propagación del virus que ya mató a más de 23.800 personas en la Gran Manzana.

Cuomo ordenó este martes el cierre de negocios no esenciales como restaurantes y gimnasios en ciertas partes de los distritos de Queens y Bronx, en la ciudad de Nueva York.

Además prohibió las aglomeraciones y limitó a 10 el número de personas que pueden entrar a iglesias o templos en zonas donde hay brotes del coronavirus.

El gobernador detalló que las restricciones entrarán en vigor desde el miércoles y serán revisadas en 14 días.

Las nuevas medidas representan un paso atrás en la reapertura de Nueva York, epicentro de la pandemia de Covid-19 en abril y mayo, cuando llegó a haber más de 700 muertos por día en el estado, una cifra que ha caído a menos de 10 en las últimas semanas.

El funcionario dijo que los brotes del virus en algunas zonas de la ciudad se deben a que las personas no han respetado las reglas de distanciamiento social y el uso de barbijo. "No hay tiempo para estar cansados de usar mascarilla, el virus no usa barbijo”, dijo en una conferencia de prensa.

Las áreas donde entrarán en vigor las prohibiciones, algunas de ellas en los suburbios de la ciudad de Nueva York, tienen cerca de 1,6 km de diámetro.

Asimismo, el lunes Cuomo había anunciado que las escuelas de nueve barrios de Nueva York cerrarán de manera temporaria.

El cierre afecta a escuelas públicas y privadas que se encuentran en áreas donde la tasa de casos positivos supera el 3% desde hace más de siete días seguidos.

En todas estas zonas viven grandes comunidades de judíos ortodoxos, que recientemente celebraron Rosh Hashaná y Yom Kipur y muchas veces son reticentes a usar máscara.

En todo el estado de Nueva York la tasa de tests positivos permanece baja, en 1,2%. El virus ha matado a más de 33.000 personas en todo el estado desde marzo.

MIentras que Estados Unidos es el país más afectado por el brote con casi 7,5 millones de contagios y más de 210.000 muertos, el presidente Donald Trump volvió a restarle importancia al coronavirus al afirmar que es "bastante menos letal" que la gripe, luego de dar positivo el viernes y pasar el fin de semana internado.

Dejá tu comentario