Reino Unido: miles de ingleses protestan contra la inflación y los planes de ajuste

Mundo

Los manifestantes reclaman "congelar los precios, no a las personas" días después de que se conociera la inflación récord de agosto para el país, que registró un 9,9% interanual.

Miles de británicos salieron a las calles este sábado para protestar contra la crisis del costo de la vida, mientras el Gobierno impulsa un presupuesto de retracción del gasto.

Los manifestantes reclaman "congelar los precios, no a las personas" días después de que se conociera la inflación récord de agosto para el país, que registró un 9,9% interanual. El Gobierno de la flamante primera ministra, Liz Truss, anunció un "minipresupuesto" que plantea recortes en el gasto y de impuestos, la eliminación de los topes máximos para las ganancias bancarias, condiciones para acceder a beneficios sociales, entre otros.

La decisión del gobierno fue criticada desde el mercado al punto en que el FMI y la calificadora de riesgo Moody's alertaron sobre las posibles consecuencias de este plan sobre la actividad económica. En paralelo, la libra alcanzó a tocar sus mínimos luego de que Truss reafirmar que su presupuesto iba por el "sendero correcto". El Banco de Inglaterra debió intervenir para frenar la caída de la moneda y compró bonos del tesoro.

Se suma a este escenario la proximidad al invierno, que el país enfrentará con precios de la energía todavía altos aunque menores a los registrados en marzo cuando comenzó la invasión rusa a Ucrania. El retroceso de los precios del petróleo este mes llevaron a que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) analizaran la posibilidad de recortar su producción para evitar la caída de los precios.

Ante esta avanzada del costo, el gobierno británico propuso congelar las tarifas domiciliarias por dos años y más de la industria por seis meses.

"Apoyen las huelgas", "Congelen los precios, no las personas" o "Impuestos para los ricos", se podía leer en las pancartas de los manifestantes en Londres, que acudían al llamamiento de varias organizaciones hacia Westminster, en el centro de la capital.

La gente "está harta", dice Lily Holder, una manifestante de 29 años en Londres. El invierno, que se anuncia duro para muchos británicos que tienen dificultades para pagar las facturas, "demostrará la verdadera crueldad de nuestro gobierno", según ella.

Los ferroviarios también fueron a huelga este sábado en reclamo de aumentos salarios y recortaron la provisión del servicio, dejando solo el 11% de los servicios funcionando.

Dejá tu comentario