Revelan que Putin ordenó en 2016 operar para Trump y que EE.UU. tuviera un líder "desequilibrado"

Mundo

Según el artículo, que contiene información que ya estaba en poder de agencias de inteligencia occidentales y que fue validada por expertos, la reunión clave ocurrió durante las primarias republicanas. El magnate causaría "la desestabilización del sistema sociopolítico", se presagiaba.

Londres - El presidente ruso, Vladímir Putin, autorizó personalmente una operación secreta de sus agencias de espionaje para apoyar a un Donald Trump “mentalmente inestable” en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, reveló ayer en exclusiva el diario británico The Guardian.

En base a documentos que se cree fueron filtrados por el propio Kremlin y que hizo examinar por expertos independientes para certificar su verosimilitud, el periódico indicó que la luz verde de Putin al operativo se produjo en una sesión del Consejo de Seguridad Nacional celebrada el 22 de enero de 2016. Además del presidente, participaron de la misma todos los jefes de los servicios secretos e importantes ministros. En ese momento, Trump ya lideraba la carrera en las primarias del Partido Republicano.

“No hay duda de que la reunión de enero de 2016 tuvo lugar, y que se convocó dentro del Kremlin. Una foto oficial de la ocasión muestra a Putin a la cabecera de la mesa, sentado bajo una bandera de la Federación Rusa y un águila real de dos cabezas. El entonces primer ministro, Dmitry Medvedev, asistió junto al veterano ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov”, detalló el artículo.

“También estuvieron presentes Serguéi Shoigu, el ministro de Defensa a cargo del GRU, la agencia de inteligencia militar de Rusia; Mikhail Fradkov, entonces jefe del servicio de inteligencia exterior SVR; y Alexander Bortnikov, jefe de la agencia de espionaje FSB. Nikolai Patrushev, exdirector del FSB, también asistió como secretario del consejo de seguridad”, agregó.

Una Casa Blanca dirigida por Trump, coincidieron los líderes rusos, ayudaría a Moscú a asegurar sus objetivos estratégicos gracias a un escenario de “desorden social” en Estados Unidos (ver nota aparte) y a un debilitamiento de la postura negociadora de aquel.

Los documentos trazan una breve semblanza psicológica de Trump, a quien describen como un “individuo impulsivo, mentalmente inestable y desequilibrado que padece un complejo de inferioridad”.

“También hay una confirmación aparente de que el Kremlin posee kompromat, material potencialmente comprometedor, sobre el futuro presidente, recopilado, dice el documento, de las anteriores ‘visitas no oficiales de Trump al territorio de la Federación de Rusia’”, señala The Guardian.

En ese sentido, el documento alude a “ciertos eventos” que ocurrieron durante viajes de Trump a Moscú y refiere a un “apéndice cinco” cuyo contenido no se pudo dilucidar, pero que podrían haber hecho del magnate un hombre extorsionable.

En base a ese diagnóstico, el jefe del Kremlin ordenó a las tres agencias de espionaje rusas que encontraran formas prácticas de apoyar a Trump. El decreto correspondiente “parece haber sido firmado por Putin”, dijo el periódico.

Los documentos, que también llegaron a agencias de inteligencia occidentales, posible fuente inmediata de The Guardian, “parecen representar una filtración grave y muy inusual desde el interior del Kremlin”, indicó el prestigioso diario.

El llamado Rusia-gate, esto es la supuesta injerencia de Moscú en dicho proceso electoral ha echado sobras sobre la verdadera relación entre Trump y Putin y motivado investigaciones judiciales y legislativas.

En especial, se ha atribuido a hackers rusos acciones de manipulación de información y de difusión de noticias falsas en las redes sociales a través de una multitud de cuentas falsas, lo que también puso en el ojo de la tormenta a gigantes de internet como Facebook y Twitter.

La difusión de material sobre supuestos conflictos de interés de la rival demócrata de Trump en 2016, Hillary Clinton, también pudo haber sido parte de la trama, según se sospecha.

Contactado por The Guardian, el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, dijo que la idea de que el liderazgo ruso haya actuado de ese modo es “una gran ficción”.

“Es sumamente necesario utilizar toda la fuerza posible para facilitar su elección como presidente de Estados Unidos”, dice el informe de inteligencia citado por el diario inglés.

Eso, añade, ayudaría a generar un “escenario político teórico” favorable a Rusia, dado por “la desestabilización del sistema sociopolítico de Estados Unidos”, algo que pareció concretarse por la extrema polarización ideológica de los años de Trump en la Casa Blanca y la toma del Capitolio por parte de simpatizantes suyos poco antes de la asunción de Joe Biden.

Dejá tu comentario