Victoria jurídica y política para Biden: la Corte Suprema ratificó el "Obamacare"

Mundo

Rechazó un recurso de estados republicanos, presentado en tiempos de Trump, y validó la constitucionalidad de la norma sanitaria. El fallo protege la cobertura de millones de ciudadanos y pone coto a la retórica derechista.

Washington - La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó ayer las pretensiones de la oposición republicana y del expresidente Donald Trump al refrendar la emblemática reforma de salud de Barack Obama, lo que permitirá a millones de estadounidenses seguir contando con cobertura médica.

La decisión del máximo tribunal, tomada por una mayoría de siete de sus nueve jueces y la tercera sobre la ley conocida como “Obamacare”, dijo que los estados republicanos que presentaron el recurso, liderados por Texas, no tenían bases para hacerlo.

El recientemente elegido presidente demócrata, Joe Biden, calificó de “cruel” este último intento de los republicanos de anular una ley que resultó especialmente útil durante la pandemia de covid-19. Así, la decisión de la Corte fue recibida con entusiasmo por los líderes oficialistas.

“Gracias a la incansable defensa de los estadounidenses en todo el país y al trabajo de los demócratas en el Congreso, la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible perdura”, dijo Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.

Después de un comienzo difícil, el “Obamacare” ha crecido en popularidad entre los estadounidenses a lo largo de los años.

En su forma original, el “Obamacare”, aprobado por el Congreso en 2010, obligaba a todos los estadounidenses a comprar un seguro so pena de sanciones económicas y obligaba a las empresas a admitir a todos los clientes potenciales, independientemente de su estado de salud. Esta reforma proporcionó cobertura sanitaria a 31 millones de estadounidenses que antes no la tenían.

Los adultos pobres tuvieron acceso a cobertura sanitaria, normalmente abierta solo a los jubilados mayores de 65 años, y los jóvenes menores de 26 años pudieron protegerse con los seguros de sus padres. Las personas a quienes se les había denegado el servicio por condiciones médicas preexistentes, obtuvieron cobertura.

Sin embargo, los republicanos siempre sostuvieron que la obligatoriedad del seguro es un abuso de poder del Gobierno. La Corte Suprema avaló la ley en 2012, dictaminando que las sanciones económicas podían considerarse impuestos y justificaban la intervención del Poder Ejecutivo.

Cuando llegó a la Casa Blanca, Trump intentó derogar la ley en el Congreso pero sufrió una amarga derrota. Sin embargo, los legisladores republicanos lograron modificarla en 2017, reduciendo a cero las multas por falta de seguro.

Varios estados republicanos presentaron entonces nuevos recursos, argumentando que la ley ya no era válida. En diciembre de 2018, un juez federal de Texas les dio la razón, argumentando que sin esa “piedra angular”, toda la ley sería inconstitucional. Fue precisamente esta sentencia la que la Corte Suprema anuló ayer.

Dejá tu comentario