Sorprendió el ultraderechista Le Pen y va al ballottage con Chirac

Mundo

El neogaullista Jacques Chirac se impuso ayer en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, pero deberá enfrentarse en el ballottage del 5 de mayo con un rival inesperado: el ultraderechista Jean-Marie Le Pen. Como ocurriera en la Argentina, el desencanto del electorado se expresó en un nivel de abstención sin precedentes, que para los analistas explica el fracaso del primer ministro socialista Lionel Jospin, quien se vio relegado al tercer lugar. Las reacciones a la elección de la derecha xenófoba, calificada como un «terremoto político», se expresarán en la segunda vuelta -según observadores- en un masivo voto por Chirac, quien ganaría con cerca de 80% de los sufragios.

París (AFP, Reuters) - En un sorpresivo resultado que provocó un quiebre político en Francia, el líder del Frente Nacional (FN, extrema derecha) Jean-Marie Le Pen quedó ayer en segundo lugar detrás del presidente neogaullista, Jacques Chirac, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. En vista del resultado, que supuso la eliminación del primer ministro socialista Lionel Jospin, quien resultó tercero, los analistas predicen una abrumadora victoria de Chirac en la segunda vuelta, que se realizará en dos semanas.

Dos horas después de conocidos los resultados de las encuestadoras, Jospin -fuertemente afectado por un nivel de abstención sin precedentes- anunció que después del ballottage abandonará la vida política. Contra todo pronóstico, Jospin, de 64 años, llegó en tercer lugar con entre 15,8 por ciento a 16 por ciento de los votos, quedando eliminado de la segunda vuelta. Desde su cuartel general de campaña, Jospin calificó de «trueno» y de «signo muy inquietante para Francia y nuestra democracia» el avance de la extrema derecha.

Esta es la primera vez que un candidato ultraderechista participará en la segunda vuelta de una elección presidencial en Francia.

• Porcentajes

Chirac, de 69 años, y Le Pen, de 73 años, se ubicaron en primero y segundo lugar respectivamente en la primera vuelta de ayer, según dieron a conocer sondeos a boca de urna y datos preliminares. Al cierre de esta edición, Chirac obtenía entre 19,7 por ciento y 20 por ciento y Le Pen entre 17 por ciento y 17,9 por ciento de los votos.

Según el instituto encuestador Sofres, dentro de 15 días, en la segunda vuelta, Chirac, aspirante a su reelección, derrotará fácilmente a Le Pen, gracias a un masivo aporte de votos de los sectores y partidos de centro y de izquierda, movilizados por el rechazo a Le Pen. De acuerdo a esa encuesta, Chirac obtendría 78 por ciento de los votos contra 22 por ciento de su rival.

Por primera vez en la Quinta República (fundada en 1958), una primera vuelta electoral presidencial registró una abstención récord de 28,5 por ciento. Ese fue un factor clave en el sorprendente resultado, ya que la izquierda no logró convocar a las urnas a sus partidarios. También los altos índices de violencia urbana, explicarían la escalada de Le Pen, dijeron analistas.

El resultado de esta primera vuelta fue «una gran derrota para los dos líderes del sistema», declaró Le Pen en su primera reacción desde la sede de su partido. Le Pen agradeció a sus electores el «regalo de su confianza» y lanzó un llamamiento a todos los franceses para hacer realidad la «oportunidad histórica» de llegar hasta la jefatura del Estado.

• Llamamiento

El sorpresivo segundo puesto de Le Pen llevó al ex delfín del candidato de ultraderecha, Bruno Mégret, quien compitió por separado, a hacer un llamado a sus seguidores para votar por el líder del FN el 5 de mayo próximo. Megret, quien se separó en 1999 de Le Pen para crear su partido, MNR, obtuvo 2,5 por ciento de los votos.

El sistema francés es diferente de los regímenes parlamentarios clásicos, ya que allí la Presidencia controla numerosas funciones, entre ellas la de defensa y relaciones exteriores.

El anuncio de las estimaciones provocó un estallido de alegría en el comité de campaña parisino de Chirac, donde también hubo abucheos contra el dirigente de la extrema derecha. El neogaullista pidió el apoyo de todos los franceses en la segunda vuelta e insistió en que «la democracia es el bien más preciado. La República está en sus manos».

Solamente otros cuatro de los 16 candidatos a la presidencia superaron la barrera de 5 por ciento de los votos:
François Bayrou de Unión por la Democracia Francesa (UDF, centroderecha); Arlette Laguiller de Lucha Obrera (LO, trotskista); Noel Mamere de los Verdes (ecologista); y Jean Pierre Chevenement de Polo Republicano (soberanista). El Partido Comunista Francés (PCF) registró su más bajo nivel histórico con menos de 4 por ciento.

Dejá tu comentario