Los golpistas restituyen al primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok

Mundo

Volvió a tomar las riendas del proceso de transición, un mes después de que el general Al Burhan lo destituyera y detuviera.

El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, vuelve a tomar las riendas del proceso de transición tras un acuerdo alcanzado este domingo con el general Abdelfatah al Burhan, jefe del ejército y autor del golpe que lo destituyó el 25 de octubre, mientras miles de personas seguían manifestándose.

En el interior del palacio presidencial, delante del cual las fuerzas de seguridad lanzaron granadas lacrimógenas para dispersar a los miles de manifestantes que gritaban "no al poder militar", los dos hombres firmaron un acuerdo para compartir el poder y prometieron retomar el proceso de transición.

Pero en las calles, la movilización seguía. Los organizadores que impulsaron la revuelta que puso fin a 30 años de dictadura de Omar al Bashir en 2019, anunciaron que rechazaban "cualquier acuerdo que permita a los golpistas permanecer en cualquier autoridad de transición", según la Asociación de Profesionales Sudaneses, punta de lanza de las protestas de hace dos años.

Desde el golpe militar, las protestas han dejado 40 muertos y centenares de heridos, según una asociación de médicos prodemocracia.

Hamdok, en su primera aparición pública desde el golpe, prometió en un breve discurso "terminar antes que nada con el derramamiento de sangre en Sudán".

Por su parte, el general Burhan le "agradeció su paciencia", después de que el execonomista pasara casi un mes en arresto domiciliario.

En virtud del acuerdo firmado por los dos hombres, los ministros y dirigentes civiles detenidos el 25 de octubre también serán liberados.

Pese al anuncio del acuerdo, miles de manifestantes salieron a protestar en Jartum y sus suburbios, en Kasala y Puerto Sudan (este) y en Atbara (norte).

Las fuerzas del orden dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes congregados frente al palacio presidencial en la capital, según constató un periodista de AFP.

El anuncio de este domingo se produce tras semanas de mediación para sacar al país de la crisis. Durante ese tiempo, embajadores occidentales, negociadores de la ONU y personalidades de la sociedad civil sudanesa se reunieron con civiles y militares.

El objetivo era relanzar una transición que debe llevar a Sudán a unas elecciones libres en 2023, tras 30 años de dictadura militar de Bashir, destituido por el ejército luego de manifestaciones masivas.

Las Fuerzas por la Libertad y el Cambio, el principal bloque de defensa de derechos civiles de Sudán, rechazaron de inmediato el acuerdo.

"Reiteramos claramente que no hay posibilidad de negociación, ni asociación" con "los golpistas", dijeron, pidiendo que los generales sean llevados ante la justicia por su sangrienta represión de las protestas.

Por su parte, el partido Oumma, el mayor del país, afirmó "rechazar cualquier acuerdo político que no aborde las raíces de la crisis creada por el golpe militar".

Temas

Dejá tu comentario