Militantes de Trump invadieron el Capitolio e interrumpieron la consagración de Biden

Mundo

La reunión del cuerpo debió suspenderse y los legisladores, ser evacuados después de que el presidente arengara a sus simpatizantes. Hubo choques con la policía, disparos y un muerto. Imponen el toque de queda y despliegan a la Guardia Nacional en la capital.

Washington - Partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron ayer en el Congreso de Estados Unidos cuando este certificaba la victoria de Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre, provocando el caos y acusaciones de un intento de “golpe” tras un llamado de último minuto del saliente para impedir su salida del poder. Hubo un muerto.

Los legisladores buscaban al cierre de esta edición reinstalar la sesión para consagrar al demócrata.

Una turba enardecida de manifestantes de ultraderecha ingresó al Capitolio y forzó la interrupción de los debates poco después de que el vicepresidente Mike Pence anunciara que no tenía autoridad constitucional para oponerse a la certificación del triunfo de Biden, como le había pedido Trump.

Según se reportó, desconocidos ingresaron al despacho de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. El mandatario electo, Joe Biden, que debe asumir el miércoles 20, aseguró que el hecho de que los manifestantes ocuparan el Capitolio, rompieran ventanas, invadieran oficinas y pasillos del Congreso y amenazaran la seguridad de los funcionarios debidamente electos “no es una protesta, es una insurrección”.

“Hago un llamado a esta turba para que retroceda y permita que el trabajo de la democracia avance”, agregó Biden, instando a Trump a aparecer en la televisión nacional para exigir “el fin de este asedio”.

La violencia para impedir la asunción de un jefe de Estado electo no tiene precedentes desde la Guerra Civil y fue condenada por la Unión Europea, diversos países del mundo y la Organización de Estados Americanos (OEA).

1.jpg

“Nos estamos apoderando de la Cámara”, dijo un manifestante anónimo. “Este es nuestro Congreso”.

El ingreso en tropel de los partidarios de Trump ocurrió luego de un mitin provocativo del mandatario republicano en las afueras de la Casa Blanca, en el que arengó a sus seguidores a impedir la ratificación del triunfo de Biden. “Nunca nos rendiremos. Nunca concederemos” la victoria, aseguró.

Los incidentes en el Capitolio, que fue puesto bajo confinamiento, fueron calificados de sedición e intento de golpe por la prensa, que asistió atónita a los incidentes.

Doscientos efectivos de la Guardia Nacional de Virginia fueron movilizados a la capital cuando la policía se vio desbordada y se impuso un toque de queda desde las 18 horas de ayer.

Legisladores dijeron que recibieron instrucciones de ponerse máscaras antigás y echarse en el suelo, mientras la policía del Capitolio debió desenfundar sus armas para proteger a los congresistas.

Medios reportaron una persona herida de bala al interior del Con greso. La víctima es una mujer que recibió un disparo en el hombro, según un agente citado por The Washington Post. Fue evacuada en camilla y, según se anunció al cierre de esta edición, falleció poco después.

Ante la violencia desatada, Trump, que antes había instigado a la protesta, pidió a sus seguidores “mantenerse pacíficos”.

Más de media hora después, cuando continuaban los disturbios, insistió en apaciguar los ánimos. “Pido a todos en el Capitolio de Estados Unidos que permanezcan en paz”, dijo Trump.

Y finalmente añadió en un video de un minuto en Twitter: “Entiendo su dolor. Tuvimos una elección que nos fue robada. Pero tienen que volver a casa ahora”.

Legisladores demócratas denunciaron un intento de golpe de Estado.

“Tristemente, y peligrosamente, una parte del Partido Republicano cree que su supervivencia política depende del respaldo de un intento de golpe”, dijo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

“Un golpe en marcha”, tuiteó la congresista Val Demings.

“Esto es anarquía. Es un intento de golpe”, señaló su colega Seth Moulton.

“El presidente está incitando al terrorismo interno”, apuntó el legislador Mark Pocan.

Dejá tu comentario