11 de octubre 2012 - 23:32

Turquía denunció que avión sirio interceptado llevaba material militar

El nuevo incidente, que agrava tensiones entre ambas naciones vecinas, causó además, un roce diplomático entre Ankara y Moscú.
El nuevo incidente, que agrava tensiones entre ambas naciones vecinas, causó además, un roce diplomático entre Ankara y Moscú.
Turquía denunció que un avión de pasajeros sirio interceptado por su fuerza aérea cuando volaba de Moscú a Damasco transportaba armas rusas destinadas a Siria, en un incidente que agrava tensiones entre ambas naciones vecinas y que causó, además, un roce diplomático entre Ankara y Rusia.

"Está claro quién es el remitente del material y está claro quién lo recibe. Lo envía una institución rusa, una empresa que exporta armas y munición, similar a nuestra MKE", dijo el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aludiendo a la compañía estatal turca de producción de armamento.

"El destinatario del material es el Ministerio de Defensa sirio; ustedes podrán adivinar de qué tipo de material se trata", ironizó el premier durante una rueda de prensa transmitida en directo por la emisora turca NTV.

"No se puede transportar este tipo de material en un avión civil -acusó luego Erdogan-, y dijo luego: "Voy a ir más lejos: no se deberían transportar ni siquiera grandes cantidades de navajas en este tipo de vuelos", informó el diario turco Daily Hurriyet.

Luego, el mandatario explicó que las autoridades del país se encuentran investigando exhaustivamente todo el material confiscado y que emitirán una declaración "cuando hayamos concluido con este proceso", prometió.

Poco después de las declaraciones de Erdogan, la Cancillería turca informó que convocó al embajador de Rusia en Ankara para discutir el incidente.

Esta nueva crisis sirio-turca se desató ayer cuando la aviación del país euroasiático obligó a aterrizar en su territorio a un avión de pasajeros sirio procedente de Moscú, tras ser rodeado por dos cazabombarderos que lo guiaron hasta el aeropuero de Ankara.Damasco calificó la medida como un acto de "piratería aérea".

El episodio tensa aún más la ya deteriorada relación entre ambas naciones, recalentada tras un incidente fronterizo la semana pasada que provocó el bombardeo turco de varios objetivos en el norte de Siria, región que es escenario además de intensos combates entre el Ejército y rebeldes armados que intentan derrocar al presidente Bashar al Asad.

Asimismo, la interceptación de la aeronave pareció alcanzar el vínculo entre Moscú y Ankara al punto que Rusia exigió a Turquía una explicación por el incidente, mientras el presidente, Vladimir Putin, canceló ayer un viaje a Ankara previsto para el próximo lunes, informó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

La explicación oficial es que Putin no podrá entrevistarse con Erdogan por cuestiones de agenda, pero el diario ruso Vedomosti citó a un funcionario del Kremlin que afirmó que Putin no quiere aparecer tomando partido por un bando en el creciente conflicto entre Siria y Turquía, informó la agencia de noticias DPA.

Sobre este punto, Erdogan negó durante la rueda de prensa ofrecida hoy que el aplazamiento de la visita oficial de Putin, tuviera relación alguna con el incidente.

"El que se haya pospuesto la visita de Putin no tiene nada que ver con esto. Decidimos aplazarla en una conversación telefónica hace cuatro días y nuestros equipos diplomáticos acaban de decidir que se realizará el 3 de diciembre", anunció el premier turco.

Paralelamente, en Moscú, el Ministerio del Exterior ruso manifestó su preocupación por la seguridad de los 17 ciudadanos rusos (algunos de ellosa niños) que viajaban a bordo del avión.

"Las autoridades turcas tienen que explicar por qué fue obligado a aterrizar el aparato y cómo evitarán en el futuro este tipo de incidentes", dijo el portavoz del ministerio, Alexander Lukashevich.

La Cancillería siria, en tanto, afirmó en un comunicado que la aeronave Airbus 320 que había despegado del aeropuerto de Moscú llevando un número de pasajeros sirios y rusos "no llevaba ningún tipo de mercancías prohibidas", como señalaron las autoridades turcas.

Según el texto del documento reproducido por la agencia de noticias siria SANA, las autoridades turcas "se comunicaron con el piloto y le pidieron modificar las coordenadas del vuelo", le dieron datos que se distanciaban de su trayectoria predestinada, mientras aviones de combate se posicionaron cerca de la aeronave y la obligaron a aterrizar en el aeropuerto de Ankara.

"Tras largas horas abandonado en el aeropuerto, y mientras la tripulación de la aeronave recibió malos tratos y los pasajeros fueron detenidos durante ese lapso, se le permitió al avión despegar hacia el aeropuerto de Damasco", agregó el comunicado.

Ghaida Abdul Latif, directora de la Compañía de Aerolíneas Sirias, aclaró que las autoridades turcas agredieron a la tripulación antes de permitir el despegue de la aeronave, después de que la tripulación se negó a firmar un documento que aseguraba que el avión hizo un aterrizaje de emergencia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar