Intendente de Bahía Blanca: "Si hay un desborde, nuestro hospital estará a disposición"

Nacional

El jefe municipal de Juntos por el Cambio se mostró a favor de que se recurra a los hospitales provinciales del interior. "No hay que hacer un drama porque un distrito chico tenga 3 ó 4 casos", dijo. Su preocupación por la economía que empieza a "crujir".

El porcentaje de ocupación de camas en el AMBA como consecuencia de la suba de casos de Covid-19 es uno de los principales motivos por los que el gobernador Axel Kicillof y el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, avanzan hacia un endurecimiento de la cuarentena. Una medida que ya cuenta con el aval de la Nación y que en los próximos días podría ser anunciada.

Sin embargo, la situación en el resto de la Provincia es completamente diferente. Salvo contados casos de brotes, como los ocurridos en Olavarría, Necochea y Salto, la gran mayoría de los municipios se encuentra transitando la Fase 5 o, en su defecto, en una etapa anterior pero sin estar atravesando un escenario complejo. Por este motivo, según dejó entrever el intendente de Tandil, Miguel Ángel Lunghi, desde el ejecutivo provincial ya se puso en marcha un convenio para derivar pacientes a municipios que pasan por una situación más favorable.

Tal es el caso de Bahía Blanca, donde hasta el momento se registraron 80 casos de los cuales sólo 15 se encuentran activos en la actualidad y solo uno de ellos tuvo que ser asistido con respirador en una ciudad donde viven 400 mil personas. Bajo este marco, el intendente local Héctor Gay le dijo a Ámbito que “si llega a haber un desborde, nuestro hospital va a estar a disposición”.

La posición de Gay, perteneciente al espacio de Juntos por el Cambio, se contrapone a la esgrimida por Lunghi quien dejó en claro que no aprueba la idea. “El sistema de salud de la provincia es todo uno. Y acá hay un hospital provincial con un 35 por ciento de ocupación en general”, sostuvo el jefe comunal de Bahía Blanca sin dejar en claro que “sabemos que la distancia pesa a la hora de poner a una persona en una ambulancia para viajar 680 kilómetros y que no seríamos la primera opción. Pero somos referencia de 15 municipios cercanos que entre todos ocupamos el 20 por ciento de la Provincia en territorio por lo que nuestra disposición está”.

Periodista: A diferencia de otras ciudades grandes del interior como General Pueyrredón, su gobierno no reclama mayores excepciones.

Héctor Gay: En este momento de la pandemia y con el invierno adentro es casi imposible pasar a una Fase 5. Estamos tan lejos de la Fase 5 como de volver a la 3. Pero tenemos un tiempo de duplicación de 37 días, lo cual es muy bueno. Sabemos que llegar a los 21 días sin un caso es una utopía.

P.: La pandemia expone situaciones de poca solidaridad entre municipios. Hace unos días desde Tornquist y Gonzales Chaves dejaron saber que no dejarían entrar vecinos provenientes de Bahía Blanca. ¿Cómo lo tomó?

H.G.: Cada uno defiende su situación. Los que no tienen ningún positivo están aferrados al caso 0, lo cual va a ser muy difícil de sostener. Pero tampoco es un drama que un municipio chico tenga 3 ó 4 casos contagios. Me pasó de que me cuenten casos propios a unos trabajadores que se contagiaron en el Parque Eólico de Villarino y que como no podían quedarse a dormir ahí lo hacían en Bahía Blanca.

P.: Sin embargo, muchos municipios cada vez se blinda más.

H.G.: Sí, pero Bahía tiene una situación particular. Es referencia de una amplia sección. Nosotros no nos podemos blindar. En los últimos días el puerto está trabajando a full debido a que la mayoría de los buques vienen para acá a raíz de la baja del Río Paraná. Estamos teniendo un ingreso de 2 mil camiones por día al área portuaria. Para seguir esa línea tendría que bloquear y cerrar el puerto, pero no se puede. Tenemos que pensar de otra manera.

P.: Dos mil camiones denotan un gran flujo para estos días. ¿Cómo se protege a la ciudad con tanta movilidad?

H.G.: Se hizo un circuito para que no entren. Además, los camiones vienen del oeste, de La Pampa. Y del sur de Córdoba. De lugares con pocos infectados. Por otro parte, el puerto tiene un fuerte protocolo de ingreso. Lo que se procura es que ninguno ingrese al ejido urbano de la ciudad.

P.: ¿Cómo analiza la acción de la Provincia en este marco de pandemia?

H.G.: En líneas generales adscribimos a la política de aislamiento social, preventivo y obligatorio porque los números están a la vista en comparación a otros países que tomaron otras medidas. Lo que sí nos preocupa es el tema política financiero, que empieza a crujir.

P.: ¿Sienten que toda la atención está puesta en el Conurbano?

H.G.: Sí. Y lo entendemos porque pueden tener una situación explosiva. El interior tiene otros recursos y nuestra relación es buena. Lo que nos inquieta es el día después. Estamos atentos al devenir económico financiero porque vemos que se está cayendo mucha gente que va a ser difícil de recuperar.

P.: ¿Y cómo se trabaja en el día después?

H.G.: No vemos una salida clara. Y es entendible porque tenemos dos preguntas que nadie puede responder: cómo y cuándo termina esto. Somos conscientes de que vienen meses muy complicados y estamos trabajando para cuando esto pase. Por suerte, Bahía Blanca no depende de un solo sector como Bariloche, donde deben estar incendiados. Nosotros tenemos una vinculación con el sector agro al que, dentro de todo, le va bien; con la zona portuaria; con el área del polo petroquímico que sigue trabajando aunque tenga menor demanda; y hasta nos llega influencia de Vaca Muerta por el puerto que está en una actividad menguada esperando que se reanime. Está claro que todos no van a caer al mismo tiempo, pero el sector privado va a necesitar que el estado se ponga en marcha para reactivar la construcción y poder avanzar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario