Por qué las startups argentinas son tan valoradas en el mundo

Negocios

Al menos 20 emprendedores argentinos pudieron vender sus startups a empresas extranjeras durante el 2020.

Emprender siempre es una tarea exigente que pone a prueba tanto nuestras capacidades para innovar y pensar proyectos fuera de nuestra zona de confort, así como para mantenerlos en el tiempo. En Argentina el sector PyME abarca 80% de las empresas a nivel nacional y cuenta con grandes dificultades de distinta índole para desarrollar negocios sostenibles a largo plazo. Desde una economía cambiante como la argentina, y más aún en medio de un contexto mundial marcado por la pandemia donde todos los países se han visto afectados en su aparato productivo, emprender exitosamente parece complicarse cada vez más.

Sin embargo, la realidad marca algo muy diferente. Latinoamérica cuenta con diez empresas unicornios (aquellas empresas emergentes con una valoración de más de mil millones de dólares) de las cuales cinco son argentinas. Además, al menos 20 emprendedores argentinos pudieron vender sus startups a empresas extranjeras durante el 2020. Ante un contexto desfavorable y habiendo obtenido buenos resultados a nivel general, es válido preguntarse: ¿Qué tienen las startups argentinas que despiertan semejante interés? ¿Cuál es la clave de su éxito?.

Según el Reporte Global del Ecosistema Emprendedor 2020 realizado por Startup Genome y la Red Global de Emprendimiento (GEN), Argentina se destaca por su “talento humano”. No solo nuestro país cuenta con excelentes profesionales capacitados para realizar las diferentes tareas requeridas en una compañía, sino que el emprendedor argentino está muy bien preparado para escenarios cambiantes. Esto se debe, en gran parte, a que existen organizaciones que los ayudan a potenciar tanto las capacidades de su negocio como las de su vida personal y profesional a través de conexiones, experiencias compartidas y aprendizaje colaborativo.

Estas organizaciones les permiten a los emprendedores adaptarse y transformarse ágilmente, colaborando para que desarrollen todo su potencial en un entorno en el que las empresas crecen y se genera un impacto positivo en la sociedad, con más empleos y oportunidades.

Además, cabe destacar que la escena empresarial a nivel local también se ha beneficiado con la aprobación de la Ley de Emprendedores que ofrece incentivos fiscales, apoyo a los aceleradores y fondos públicos para la inversión conjunta, y una vía rápida para el registro de las empresas.

En definitiva, las recetas para emprender un negocio con éxito varían de acuerdo con quien las emita. Para algunos, una buena idea es suficiente para triunfar, mientras que otros agregan a la mezcla la importancia de la experiencia, la existencia de un mercado demandante del producto o servicio ofrecido y la necesidad de contar con fondos de inversión seguros.

Lo cierto es que emprender implica en cierta forma crear un camino propio. Por lo tanto, el mundo del emprendimiento es una mezcla perfecta entre aciertos y fracasos, y de todos ellos puede aprenderse algo.

(*) Presidente de EO Argentina

Dejá tu comentario