Opiniones

Nueva etapa: ¿Jamais Vu o un Déjà Vu de una anterior?

En campaña Alberto y Cristina deambularon entre el Jamais Vu y Déjà Vu. Entre ellos se encuentra el "Argentina Vu que excede al "Albertismo".

“Hay un fenómeno opuesto al Déjà Vu. Lo llaman Jamais Vu. Es cuando uno se encuentra con la misma gente o visita un sitio una y otra vez pero siempre es como la primera vez. Todo el mundo es siempre extraño. Nunca hay nada familiar” así lo define un fabuloso párrafo de la novela Asfixia publicada por el novelista satírico norteamericano Chuck Palahniuk.

En campaña Alberto y Cristina deambularon entre el Jamais Vu y Déjà Vu. Un “Alberto” que llamo a terminar con la grieta, no acordar con Cristina en su segunda presidencia en déficit y emisión, buscar superávit gemelos, tipo de cambio competitivo, eliminación de las retenciones a la industria, a las economías regionales, y a los servicios informáticos y basados en el conocimiento, un sistema tributario que haga funcionar la economía con más incentivos para la inversión, la producción y el empleo todos conceptos cercanos a un “Jamais Vu” para el Kirchnerismo.

En ese mismo “Alberto” renovador en su mensaje encontramos un “Déjà Vú” de propuestas ya vividas. Mayor presión impositiva sobre la clase media vía bienes personales, regulación de precios, poner dinero en el bolsillo de la gente, fortalecimiento del Mercosur, obligar al campo a liquidar divisas, tasas de interés subsidiadas para el consumo y la inversión productiva Pyme, entre otras.

Entre el “Jamais Vu” y “Déjà Vu” se encuentra “Argentina Vu” que excede al “Albertismo”. Hay una realidad que se repite una vez más: un default técnico con tratamiento pendiente de reperfilamiento, sin acceso a los mercados voluntarios de deuda, con una inflación récord desde 1991, devaluación del peso argentino, con caída de la actividad económica, deterioro del poder del salario y con un riesgo no menor: la maquinita para emitir moneda en este contexto de caída de la demanda del peso argentino significaría un potencial paso a una “inflación galopante” sin freno.

El mismísimo economista John Maynard Keynes quien incremento la emisión monetaria para sacar a Inglaterra de la fuerte recesión en la que había caído su economía post Crisis del 29´ expresaba “Con un proceso continuo de inflación, los gobiernos pueden confiscar, secreta e inadvertidamente, una parte importante de la riqueza de sus conciudadanos”. Del 2011 a 2019 hemos tenido una inflación promedio del 25 % con un acumulado del 300 % entre 2015 a 2019. Qué promesa tendrá Alberto Fernández respecto del tema prioridad 1 para los Argentinos? Los argentinos han sido estafados por el Estado emisor de moneda sin restricción ni mesura durante 70 años de los últimos 80 años.

Plan Alberto “Déficit Fiscal a la Portuguesa”

Plan de Alberto Fernández para abordar la delicada situación macroeconómica de Argentina pasa por el “Milagro Portugués” de reducción del déficit fiscal aunque nos espera saber si es con el Plan Coelho o con el Plan Costa. En 2010 el déficit fiscal era del 9,8% del PBI y el déficit fiscal en 2014 había bajado a 4,5%. El gobierno de centroderecha de Passos Coelho realizó recortes de gastos en salud, educación, beneficios sociales y pensiones estatales. Se subieron los impuestos. Se congelo el salario mínimo por 4 años, sueldos del personal del estado por 3 años, se suspendió la contratación y ascensos del personal. A partir de 2015 vino el período del partido socialista de la mano de Antonio Costa que dejo atrás las medidas de austeridad a pesar de las objeciones de los acreedores. Comenzó a otorgar estímulos a las empresas, créditos fiscales y financiamiento a las Pymes. Recortó otras partidas de gasto en infraestructura para compensar su presupuesto y lograr el equilibrio fiscal comprometido pero por otros medios. La clave estuvo en incentivar la actividad privada pero mantener orden y ajustar al sector público que recorto su déficit a 0,5% del PBI en 2018 y espera lograr superávit en 2020 luego de 25 años.

Plan Alberto “Refinanciamiento a la Uruguaya”

En el año 2003 Uruguay logró reestructurar una deuda de u$s 4.981 millones alargando los plazos de pago sin quita de capital ni intereses pero a costa de mostrar capacidad de pago mediante un proceso de ajuste fiscal a los efectos de lograr superávit. Pero la incertidumbre y baja de acciones y bonos tampoco dan por descontando un “Refinanciamiento a la Criolla”. ¿Cómo sería eso? Reestructuración sin quita de capital pero si de intereses y alargamiento de plazos y la versión más dura sería reestructuración de la deuda con quita de capital e intereses y alargamiento de los plazos. Cuanto más certezas se adelanten sobre este punto más tranquilidad se llevará a los mercados para que no sigan adelantando decisiones con perspectivas de negativas a fulminantes.

Inflación, Política Fiscal, Monetaria y el “Milagro Alemán”

La inflación es un problema importante. Este punto debe estar presente en la agenda de Alberto. Argentina atraviesa por una delicada situación respecto de la devaluación del peso, de su aceleración inflacionaria y su inconsistencia fiscal con ninguna chance de salir a los mercados voluntarios de deuda, imprimir moneda o incrementar impuestos. No se puede contener pobreza sin generar riqueza que le otorgue una solución duradera y sostenible a la situación por la que atraviesa casi el 38 % de los argentinos.

Wilhelm Röpke economista y filósofo alemán que dio origen al “Milagro Alemán” post segunda guerra mundial tenía dos consideraciones importantes sobre la inflación y el estado benefactor que se dio a conocer bajo la doctrina ordoliberal (economía social de mercado).

1- Acuerdo Precios y Salarios y Precios Regulados: “El camino de la inflación reprimida termina en el caos y la paralización. Cuanto más empuja la inflación los precios hacia arriba, tanto más refuerza el Estado la presión de su aparato represivo. Pero cuanto más ficticio se hace el sistema de los precios controlados, tanto mayor es el caos económico y el descontento general y tanto más se debilita la autoridad de Gobierno o su pretensión de seguir ostentando un carácter democrático”. Este proceso e idea fracaso varias veces en nuestro país. Detrás de esta acción debe haber un plan económico, fiscal y monetario que lo lleve a “Alberto” hacia un camino de “Jamais Vu” dejando atrás al " Déjà Vu” con el que se lo estigmatiza por las experiencias pasadas. Si lo logra la confianza con acciones concretas cambiará las expectativas.

2- Estado Benefactor: Sostenía Röpke “Entre estos lentos cánceres de nuestra economía y sociedad occidentales se destacan dos: el avance al parecer incontenible del Estado de beneficencia o Benefactor y la erosión del valor del dinero, lo que se denomina inflación reptante. Existe entre ambos un estrecho vínculo nacido de sus causas comunes y de su refuerzo recíproco. Los dos se inician lentamente, pero al poco tiempo el ritmo se acelera hasta que cuesta detener el deterioro, lo cual multiplica el peligro”. Será clave que Alberto Fernández también vaya hacia un “Jamais Vu” con la implementación de política fiscales que moderen el gasto público y otorguen menor presión tributaria sobre los emprendedores y microempresarios otorgando protagonismo al sector privado para que genere riqueza, empleo e incremente el consumo en el mercado interno en forma sostenible.

Entre el “Argentina Vu” heredado, el “Déjà Vu” que condicionan las expectativas para “Alberto” lograr un “Jamais Vu” es el camino que lo puede llevar a generar el liderazgo necesario para que muestre señales de cambio de expectativas, generación de confianza con acciones concretas en un contexto económico y social muy delicado por el que atraviesa nuestro país. No hay nada que festejar. Mucho por accionar….

(*) Analista económico

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario