Una oportunidad para unirnos y cuidar la salud de la población

Opiniones

A pesar de que todas las actividades sociales y económicas dependen en gran medida del abastecimiento de agua dulce de calidad, 2.200 millones de personas en el mundo viven sin acceso a agua potable y casi 3 mil millones no tienen cómo lavarse las manos.

Todos los 22 de marzo se celebra el “Día Mundial del Agua”, fecha instaurada por las Naciones Unidas para concientizar acerca de la importancia del cuidado del recurso, a fin de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente el 6: garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y saneamiento para todos y todas.

Frente a esta tarea, tenemos la enorme responsabilidad de brindar un servicio público esencial para mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas. El acceso al agua segura es fundamental para garantizar la salud de la población y por eso, en este y cada día, resulta tan necesario concientizar acerca de su cuidado.

No es un recuso infinito y para su potabilización es necesario un proceso muy caro y complejo que hay que valorar, aunque muchas veces no nos detengamos a pensarlo en su total dimensión. Hace falta toda una serie de pasos para que al abrir la canilla tengamos agua. Para valorarlo, debemos adoptar una cultura real de su cuidado, implementar pequeños hábitos como cerrar la canilla mientras nos enjabonamos las manos, o tomar duchas más cortas. Todas estas pequeñas acciones, sumadas socialmente, hacen una gran diferencia.

Según la ONU, a pesar de que todas las actividades sociales y económicas dependen en gran medida del abastecimiento de agua dulce de calidad, 2.200 millones de personas en el mundo viven sin acceso a agua potable y casi 3 mil millones no tienen cómo lavarse las manos. Pero la brecha también es de género: en todo el mundo, las mujeres y las niñas son las responsables de recolectar el agua para llevar a sus hogares. Debemos comprender que las mujeres somos la mitad de la fuerza productiva de este país y del mundo, pero todavía se da la paradoja de que continuamos siendo las más marginadas.

Este “Día Mundial del Agua 2020” es diferente a otros. En situaciones críticas, con la Argentina y el mundo entero haciendo esfuerzos para detener la circulación del COVID-19, hoy más que nunca se pone en evidencia la estrecha relación del acceso al agua potable y la salud pública. El llamado del Estado a reforzar el hábito del lavado de manos nos lleva a tomar conciencia de que, aún en el siglo XXI, este sigue siendo el método más simple y efectivo para la prevención de enfermedades.

Cuidar el agua y cuidar nuestra salud, es también cuidar al otro y cuidar al planeta. El uso racional del agua, junto con la adopción de los hábitos correctos de higiene, es un compromiso de toda la sociedad. Sólo la unidad nacional permitirá vencer en este momento. Hoy más que nunca recordémoslo.

(*) Presidenta de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario