Del invernadero a la nube: una nueva historia para contar

Opiniones

Google Cloud opera la nube más limpia de la industria, hoy un número cada vez mayor de empresas argentinas aprovechan este beneficio para su negocio y aportan a un futuro libre de emisiones de carbono. 

Todos escuchamos hablar, muchas veces, sobre los dramáticos efectos que el calentamiento global y el efecto invernadero están teniendo en todo el planeta. Sin embargo, como bien decía hace unos días Nicole Becker, la joven referente del movimiento argentino Jóvenes por el Clima, la mayoría de las veces que escuchamos hablar de estos temas sentimos que se trata de problemas lejanos y poco relacionados con nuestro día a día.

Como padre de cuatro hijos, pienso en el mundo que los adultos estamos dejando para las nuevas generaciones, y me llamó especialmente la atención la afirmación de Nicole, según la cual, la clave para ayudar a tomar conciencia y cambiar la situación actual es “contar una nueva historia”.

En lo personal, creo que eso es lo que estamos haciendo desde Google Cloud, donde estamos contando una historia diferente -y haciéndola realidad- junto a un número cada vez mayor de empresas argentinas de distintos tamaños e industrias, que al subirse a la nube, no solo pueden aprovechar sus beneficios para el negocio, sino que hacen además un aporte fundamental a un futuro libre de emisiones de carbono.

Claves de una nueva historia

Un análisis objetivo muestra que, al día de hoy, Google Cloud opera la nube más limpia de la industria. Sin embargo, esto es algo que no logramos de la noche a la mañana. Al contrario, es resultado de un largo proceso que, ya en 2017, convirtió a la compañía en la primera empresa en comprar suficiente energía renovable (solar y eólica) como para igualar el 100% de su consumo global de electricidad.

Esto fue posible incluso cuando, a partir de 2020, el mundo entero se volcó masivamente a internet y Google Meet, solo por dar un ejemplo, debió alojar más de un trillón de minutos en videoconferencias. A pesar de este importante aumento en la demanda de nuestros servicios, logramos mantener la compra de energía renovable suficiente como para seguir siendo 100% neutrales en emisiones de carbono, algo que es muy importante para nosotros, pero lo es aún más para nuestros clientes y para toda la humanidad, incluidos naturalmente nuestros hijos e hijas.

Qué significa esto para los negocios

Más allá de que la no emisión de carbono es un factor clave y urgente para avanzar en la lucha contra el calentamiento global y el efecto invernadero, el hecho de que podamos ofrecer los servicios más limpios de la industria tiene implicancias directas para las compañías con las que trabajamos:

Les ayuda a alcanzar sus propias metas de sustentabilidad.

Les permite elegir en qué región de Google Cloud desean ejecutar sus aplicaciones, en función de la energía libre de carbono que les suministra (la de San Pablo, por ejemplo, utiliza hoy 87% de energía libre de carbono).

Y les ofrece un mayor nivel de transparencia, ya que Google Cloud comparte el porcentaje específico de uso de energía libre de carbono en cada hora del día (% de Carbon Free Energy Percentage o de CFE, por sus siglas en inglés).

Continuará

Como toda buena historia, ésta también continuará. Por eso, con el objetivo de seguir escribiendo capítulos positivos junto a nuestros clientes, nos fijamos como meta para 2030 ser el primer proveedor de servicios en la nube que funcione con energía libre de emisiones de carbono 24/7 en todos sus data centers.

Este cambio implica el enorme desafío de pasar del modelo actual de “neutralidad cero” (basado en la idea de “emitir y compensar”) a un modelo de “generación cero”, es decir, sin ningún tipo de emisión de carbono en ningún momento.

El desafío está planteado y no es pequeño. Sin embargo, estamos decididos a seguir escribiendo, junto a todos nuestros clientes, la historia que los jóvenes, y muy especialmente nuestros hijos e hijas, esperan de nosotros.

(*) Director General de Google Cloud Argentina y Uruguay

Dejá tu comentario