La evolución y valor de la empresa responsable

Opiniones

Los inversores actuales se centran cada vez más en la ética y la gobernanza, teniendo en cuenta las políticas de una empresa en materia de diversidad y remuneración, su impacto en las comunidades locales y regionales, e incluso su propósito.

Hace apenas unos años, la inversión de las organizaciones en aspectos de ética, social y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) -o responsabilidad empresarial- se centraba mucho en cuestiones de sostenibilidad; y más concretamente en el medio ambiente. Los inversores exigían que las compañías redujeran los residuos y su huella de carbono. Y muchas lo han hecho.

Pero la lente a través de la cual los inversores ven el liderazgo corporativo responsable se ha ido ampliando. Los inversores actuales se centran cada vez más en la ética y la gobernanza, teniendo en cuenta las políticas de una empresa en materia de diversidad y remuneración, su impacto en las comunidades locales y regionales, e incluso su propósito. Las empresas que no se ajustan a estos criterios se descartan o se evitan. Otros stakeholders, como la fuerza laboral, las comunidades, los gobiernos, los reguladores y las terceras partes independientes, también están sopesando el liderazgo de las organizaciones, buscando pruebas de responsabilidad en una gama igualmente amplia de factores. Cualquier ausencia en ese aspecto se considera un riesgo.

Esto significa que las empresas están ahora no sólo bajo la presión de proporcionar inversiones ESG adecuadas y de confianza para sus clientes, sino también de estar a la altura de los valores ESG y demostrar ellos mismos los principios de liderazgo responsable.

El año pasado, la agencia internacional de calificación Moody's calculó una deuda de 78 billones de dólares y estimó que 8 billones de dólares estaban expuestos a lo que denomina "riesgos sociales", como la desigualdad de ingresos, el escaso acceso a los servicios esenciales, la violencia y la delincuencia. Esto es interesante porque la inclusión de los riesgos sociales por parte de Moody's en su evaluación de una empresa podría repercutir en su calificación, lo que afecta al costo y al acceso al capital y, por tanto, a la rentabilidad y al crecimiento. Esto, a su vez, impacta en las valoraciones.

Varios gobiernos y reguladores también están promoviendo el liderazgo responsable. La Unión Europea, por ejemplo, ha estado trabajando en reglamentos y marcos, diseñados para ayudar a los inversores a acceder a información fiable y comparable que les ayude en su toma de decisiones. El objetivo es canalizar la inversión de forma más eficaz hacia las empresas que son realmente sostenibles. Esto, según la UE, le ayudaría a cumplir sus compromisos tanto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas como con el Acuerdo de París para mantener el calentamiento global en un máximo de 1,5 °C. Se espera que las organizaciones que puedan demostrar su cumplimiento mantengan el más amplio acceso a la inversión; no hacerlo podría restringir ese acceso. El incumplimiento también puede acarrear multas y daños a la reputación, todo lo cual socava el valor.

Los empleados también desempeñan un papel cada vez más importante a la hora de abogar por un liderazgo responsable. Impulsar a organización diversa, inclusiva y equitativa, es integrarlos totalmente como parte central en nuestro negocio, y entenderlos de una manera integral, teniendo en cuenta y tomando acciones para mejorar su salud física, mental y espiritual. Todos los empleadores deberían salvaguardar su reputación o enfrentarse al riesgo de tener más dificultades para retener y contratar a los mejores talentos, lo que también afectaría a la innovación, el crecimiento y el valor.

Otro grupo que ejerce un poder real son los clientes, por supuesto, que votan con su cartera. Aunque quieren comprar a compañías responsables, cada vez están más dispuestos a invertir en una gestión responsable. Nos encontramos en un buen momento para trabajar en conjunto con clientes y socios del ecosistema, en materia de sustentabilidad: transformar las industrias en utilización de energías renovables o con bajas emisiones de carbono; utilización de tecnologías green; y cadenas de valor responsables. Debemos aprovechar la aceleración digital para profundizar nuestros compromisos con la inclusión y diversidad, y el cuidado del medio ambiente.

Este momento en el tiempo marcará un punto de inflexión, ya que los acontecimientos actuales están poniendo a prueba los compromisos, el propósito y el ingenio de cada empresa. La forma en que responda cada una de ellas le mostrará al mundo lo que realmente les importa.

Este es el momento para que las empresas, el gobierno y la sociedad se unan para reinventar, reconstruir y transformar nuestra economía global en una que funcione en beneficio de todos. La pandemia ha creado desafíos antes inimaginables para nuestros clientes, nuestra gente y nuestras comunidades, pero también ha despertado al mundo a una oportunidad increíble para reinventar y reconstruir con negocios responsables, incluida la sostenibilidad. El momento de transformar y repensar las organizaciones es ahora.

(*) Líder de RRHH para Latinoamérica de Accenture.

Dejá tu comentario