A 106 años de la Primera Guerra Mundial, que dejó 10 millones de muertos

Opiniones

Un atentado en Serbia que culminó con la muerte de Francisco Fernando, heredero al trono, del entonces imperio Austro-Húngaro, fue la chispa, que encendería exactamente un mes después, el 28 de julio de 1914, la Primera Guerra Mundial.

“Muchos cantan cuando van a la guerra. Pero ninguno cuando regresa”.

Hay circunstancias de tipo histórico que parecen casuales o son simplemente contrasentidos inexplicables. Una escritora austriaca, la Baronesa Von Suttner publicaba en 1899, teniendo 46 años, un libro que recorrió Europa. Ella era una gran luchadora por el pacifismo, incluso presidió el movimiento internacional por la paz.

Fue tanta la repercusión del libro, que el título “Abajo las Armas”, que le otorgaron el 1905 el Premio Nobel de La Paz.

Se decía que después de ese libro, que era un fuerte alegato contra los conflictos bélicos, ya no habría más guerras.

La escritora fallecería un 27 de junio de 1914.

Al día siguiente de su muerte un 28 de junio de ese 1914, un atentado en Serbia que culminó con la muerte de Francisco Fernando, heredero al trono, del entonces imperio Austro-Húngaro, fue la chispa, que encendería exactamente un mes después, el 28 de julio de 1914, la Primera Guerra Mundial, con la declaración de guerra del imperio Austro-Húngaro a Serbia.

Este conflicto dejó más de 10 millones de víctimas. Es que en las guerras se mata y se muere, aunque muchos hablan de triunfo. Además, la primera víctima en toda guerra es la piedad.

El atentado al príncipe heredero, ocurrió en la ciudad de Sarajevo, la capital de Serbia, que era un país independiente.

Décadas después, Serbia integró con Croacia, Eslovenia, Bosnia, Macedonia y Montenegro, la República de Yugoslavia.

Actualmente Serbia, ha vuelto a ser un país independiente, al igual que los otros países que mencione recién. Vuelvo a la Primera Guerra Mundial, que duró más de cuatro años.

Intervinieron en ella 32 países, de los cuales 28 denominados aliados, pelearon unidos.

Dos de ellos, que pertenecían al continente americano, Canadá y Estados Unidos, intervinieron en el conflicto a partir de 1917.

En el bando adversario estaban unidas cuatro potencias: El imperio Austro-Húngaro, el imperio Otomano, el imperio Alemán, incluyendo sus colonias y Bulgaria.

El triunfo correspondió finalmente a los aliados.

Durante la contienda se fueron sumando países a ambos bandos. Lo que explica los millones de víctimas.

Las consecuencias para Europa, mejor diría, para el mundo fueron enormes.

Nacieron países como Checoslovaquia y Yugoslavia. Renació Polonia, ya que no existía como país.

Otro hecho novedoso, fue la intervención por primera vez, de la aviación, y de los submarinos en el conflicto.

También aparecieron las fuerzas blindadas, las que hicieron prácticamente inútil la caballería utilizado en todas las guerras anteriores.

Se considera como el día de la finalización de la guerra, el 11 de noviembre de 1918, fecha en que el imperio Alemán solicitó la rendición.

Ya los aliados habían acordad la paz por separado, con Turquía once días antes y con el imperio Austro-Húngaro, la semana anterior.

Recién unos siete meses después, al cumplirse exactamente cinco años del atentado de Sarajevo del 28 de junio de 1914, es decir también el 28 de junio, pero de 1919. Se firmaba en la pequeña localidad de Versalles a 14 km de

París y en su vagón de ferrocarril, el tratado definitivo de paz con Alemania. última de las potencias derrotadas, en firmarlo.

Por eso, ese tratado y los anteriores modificaron en gran medida, el mapa europeo.

Por ello, Alemania, perdió Aslacia y Lorena, que ya habían pertenecido a Francia décadas atrás y volvieron a pertenecer a esta.

Prusia Occidental, que pertenecí al imperio Alemán, se incorporó a la renacida Polonia.

Parte de la Silesia Alemana, quedó para un nuevo país, Checoslovaquia.

Las potencias derrotadas perdieron también todas las colonias de ultramar.

Austria y Hungría, además de separarse (constituían el imperio Austro-Húngaro) también perdieron territorios.

Pensar que esta guerra de años y la muerte de millones, fue consecuencia de un atentado perpetrado por un joven universitario anarquista de Bosnia, de sólo 20 años llamado Gavrilo Prinzop, que fue inmediatamente detenido.

Es la prueba más evidente que un solo fósforo puede producir el mayor de los incendios.

¡Pensar que sólo 20 años después, otra guerra más prolongada y con más muertos llamada Segunda Guerra Mundial, ensangrentaría del mundo nuevamente!.

Es que los gobernantes, suelen olvidar que una guerra justa, daña más que una paz injusta. Que las guerras sólo tienen vencidos, incluso entre los supuestos triunfadores. Porque en ellos la crueldad es casi un deber.

Y un aforismo final sobre las guerras en las que no hay vencedores ni vencidos.

En la guerra no hay soldados sin heridas.

Dejá tu comentario